Sin liderazgo el gobierno federal

|




Sí, tal y como debe entenderse de acuerdo al diccionario de la Real Academia Española, acéfala, sin cabeza, la Presidencia de la República. El Presidente Felipe Calderón, a poco más de un año de su gobierno ha dado muestras claras que no puede y no sabe gobernar, vamos ni liderazgo ha mostrado en el arte de gobernar. Camina sin rumbo, a tontas y a ciegas. Desde que llegó al poder, ha sido severamente cuestionado por el resultado de la elección, acto accidentado que, habiendo pasado, todos pensamos que tenía la “estatura” de un verdadero jefe de Estado y que sacaría a México del atolladero en que lo dejaron los últimos presidentes de la república.

Al paso del tiempo, Calderón ha dado muestras claras de su falta de capacidad para gobernar.

Felipe Calderón, no ha cumplido con su compromiso de campaña de ser el Presidente del empleo. Por el contrario, se crea un empleo y desaparecen dos. Claro, siempre se anuncia por parte del IMSS la creación de los empleos y no la desaparición de los mismos, por eso se dice que ya casi llega al millón de nuevos empleos. Por ello tanto “spot” para que le aprueben su reforma petrolera, según él para crear más empleos.

Serio problema el de la seguridad pública, en donde para poner orden desvió de sus funciones constitucionales al Ejército Mexicano, en aras de terminar con la delincuencia organizada, referente al narcotráfico. Y para estar a tono, el “tiro le salió por la culata”, además de que los delincuentes han matado a miembros del ejército y algunos de estos ahora son conversos, lo cual significa que se volvieron delincuentes. La Agencia Federal de Investigaciones (AFI), es la que más bajas ha tenido y también varios de sus elementos se han pasado al bando de la delincuencia. La Policía Federal en paro “simbólico” por problemas administrativos. La policía de los Estados y municipios, también se encuentran en franca desventaja por el poco armamento y preparación de sus elementos y lo más grave, también muchos de sus integrantes cambiaron de bando, les resultó más lucrativo al lado de la delincuencia que al lado de la sociedad.

El precio de los alimentos, por las nubes, alza tras alza y los pactos de los empresarios para “congelar” precios, fue una falacia, de nada sirvió, los precios siguen subiendo y de continuar con la misma tendencia, las clases sociales más necesitadas se verán en la necesidad de comer solo tortillas y si bien les va con frijoles y de regalo el chile jalapeño que esta congelado su precio. ¡Ah!, pero eso sí, el gobierno de Felipe Calderón, a través de “spot” anunció que si subían los precios de los alimentos (cínicos) en algunas tiendas, que no se preocuparan, que había otras tiendas en donde podían encontrar precios más bajos.

La reforma de PEMEX, se les hizo engrudo y no pasó a pesar de las advertencias de Germán Martínez, presidente del PAN, quien amenazó que ni una coma moverían de las iniciativas del Presidente. Después de largos debates, por cierto muy ilustrativos sobre el problema de la industria mexicana del petróleo, los priístas ya presentaron más iniciativas, aunque también privatizadoras, y en pocos días más lo harán los perredistas. Así que no ha podido echar a andar su plan energético. Sobre lo mismo, destituyó en su momento al Secretario de Gobernación para nombrar al español de Juan Camilo Mouriño y resulta que este señor esta involucrado en los “delitos de cuello blanco” en empresas de gasolina de su familia y este iba a ser el negociador de la reforma petrolero. Le tronó de inmediato y Mouriño salió sin autoridad alguna. Ahora el que negocia el tema es Manlio Fabio Beltrones, aquel que le llaman el “Vicepresidente” de México. Oportunista el hombre.

No había pasado mucho tiempo y destituye a su Secretario de Economía, a Eduaro Sojo, por el torpe anuncio de que su Secretaría igualaría los precios de las gasolinas a los precios de valor internacional, o sea que iba a desaparecer el subsidio del 40% que dicen, tiene la gasolina y que la inflación ya se les había salido de las manos, que ya había rebasado el índice programado, que seguirían incrementándose los precios de los productos. ¡Vaya noticia!. El nuevo Secretario de Economía, legando llegando lo desmiente y afirma que no se quitará el subsidio a la gasolina ¡puf!, que alivio. De la inflación nada dijo.

Para ponerle un poco de más leña al fuego que nadie puede apagar, Santiago Creel, afirma que la delincuencia organizada tiene grandes sumas de dinero en los bancos, blanqueando las ganancias emanadas de la delincuencia. Y los banqueros, por medio de su presidente Enrique Castillo Sánchez Mejorada, de inmediato responden que no, que el dinero se blanquea en la compra de inmuebles, vehículos, joyas, pero que no está en sus bancos. Claro que no lo puede demostrar. A la vez el Departamento de Estado de los EUA, en la misma semana dice que de 2003 a la fecha la delincuencia organizada ha trasladado a México 22 mil millones de dólares. Y el Centro Nacional de Análisis, Planeación e Información Financiera, integrado por 32 países, no logra saber nada de nada, ignoran cómo lavan el dinero en México los delincuentes. Vaya, vaya. Imparable el blanqueo del dinero proveniente de la delincuencia organizada. Y uno se pregunta, entonces ¿en dónde esta todo ese dinero?. Más problemas. Se crea una Comisión Legislativa para investigar al senador Santiago Creel, por el otorgamiento indiscriminado de concesiones de rifas y sorteos que otorgó a empresarios “pudientes”, dueños de televisoras y parientes de este. Tráfico de influencias,, “delitos de cuellos blanco” pues.

Que decir de los cientos, que digo, miles de muertos sin que haya un mayor número de detenidos, procesados y sentenciados por tanto delito.

Ahora vienen los oportunistas, la supuesta ONG, denominada México Contra la Delincuencia, de donde han salido muchos candidatos del PAN a cargos de elección popular, propone marchas y exige que se reúnan todos los responsables para que solucionen el problema de inseguridad y advierte que sería bueno crear una “especie” de Instituto Electoral, que se llamaría Instituto Ciudadano que vigilaría a todas las autoridades involucradas en la seguridad, investigación, procuración, administración de justicia e imposición de penas. Hacer evaluación de sus actividades. Vigilar y evaluar a los tres Poderes públicos. Calderón de inmediato acepta la propuesta, claro, debido a que él no tiene plan alguno para combatir la corrupción y la impunidad. Seguramente la señora Morera querrá ser la Presidenta. Veremos qué sucede.

A todo esto, el Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por el desorden en que se encuentra México, declara en la misma semana que termina, que no es culpa de ellos, que el problema es del Poder Legislativo y del Poder Ejecutivo; uno por no hacer buenas leyes y el otro por no aplicarlas adecuadamente en la investigación y procuración de justicia. Se lava las manos el señor Ministro, cuando ellos también son cómplices del caos que reina en nuestro país, al dejar en libertad a tanto delincuente, así de sencillo. Eso sí, se autorizan salarios de países de primer mundo, ganan mejor que cualquier empresario decente.

Ya en un plano de desesperación, martes pasado el Presidente de la República, públicamente pide a la ciudadanía que la haga de “agentes de inteligencia” y denuncie a los bárbaros. La pregunta obligada es: ¿Entonces para qué tener un aparato burocrático tan ineficiente y costoso, si la carga y responsabilidad pretenden trasladarla a la ciudadanía. De verdad que el gobierno de Calderón navega sin rumbo, perdió la brújula y esta rodeado de “delincuentes de cuello blanco”, esta pues descabezado, todo esta al revés. Por desgracia, podemos concluir en que no cabe la menor duda, nos gobierna la delincuencia e impera el dios del caos en el gobierno federal.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

2 Comentarios en “ Sin liderazgo el gobierno federal”

  1. Javier Torres Banda dice:

    De acuerdo Sr. Parra. En lo que no coincido es en su afirmación de que “todos pensamos que tenía la “estatura” de un verdadero jefe de Estado”; eso no es cierto. Hubo mucha gente que se dió cuenta de la ineptitud de este señor y que no votaron por el. Recuerde que le dieron un triunfo con un margen exiguo, recuerde que la experiencia de este tipo en la administración pública es nula, jamás ganó una eleccón a un cargo público y siempre ha sido burócrata y gente de partido. No es necesario ser muy listo para saber que los olmos no dan peras.

    Con afecto….

    Javier Torres Banda.

  2. Francisco González de Cossío dice:

    Estoy de acuerdo en casi todo lo que dice Héctor Parra, excepto que 15 millones de mexicanos nunca pensamos que el usurpador iba “a dar el ancho”, y ahora lo comprobamos de una manera dramática. Pobre país, nos cayó “chauistle” desde el año 2000, pues nos gobierna una cáfila de banidos e ineptos,tanto a nivel federal como estatal.

Envía tu comentario