Se las volvieron a aplicar

|




La regla del “valemadrismo” implantada por el entonces gobernador Ignacio Loyola Vera, sigue vigente. Primero lo hizo el presidente municipal Francisco Domínguez Servién, ahora le tocó el turno al presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Adolfo Ortega Osorio. Ambos fueron citados por los diputados locales y ambos dejaron plantados a los legisladores; incumplieron con la protesta de ley que hicieron al tomar posesión del cargo público que desempeñan: “cumplir y hacer cumplir las Constituciones (Federal y Local) y todas las leyes que de ellas emanan”.

Si bien no debiera existir, por parte de las autoridades citadas a comparecer ante los diputados, problema alguno, ya que se trata, en primer término, de una obligación legal derivada de la Ley Orgánica del Poder Legislativo; y en segundo lugar, porque las autoridades son las primeras obligadas a cumplir con la ley positiva, la vigente pues. El problema estriba, según podemos apreciar, que la obligación se basa en una norma imperfecta, debido a que no trae aparejada sanción alguna en cualquier caso de incumplimiento. Por eso les vine valiendo un “cacahuate” el incumplimiento de la ley a ciertas autoridades. Máxime a todas aquellas que les importa un “bledo” el estado de derecho.

Francisco Domínguez, no se conformó con no asistir a la comparecencia ante la Comisión de Hacienda, sino que osó enfrentar a los diputados por medio de una “guerra mediática”, llegando a calificarlos de ignorantes ¿Cuál fue la consecuencia de su desacato? Ninguna. Por eso se envalentonan algunas autoridades rebeldes que no desean sujetarse al marco legal y prefieren actuar conforme a sus propios intereses, tomando en cuenta que no les ocasiona ningún problema posterior; insisto, a pesar de que se trata de una obligación derivada de la Ley Orgánica del Poder Legislativo.

El asunto que hoy comentamos tiene su origen, en la serie de presuntas violaciones en que ha incurrido el presidente de la Comisión de Derechos Humanos, las cuales, al parecer, son tanto de carácter administrativo como de naturaleza penal. Hace algunos meses ya, varios interesados en el asunto, promovieron ante la diputada María García Pérez, su intervención, toda vez que preside la Comisión de Dictamen de Derechos Humanos en la Legislatura; diputada que se reusó a intervenir. Al paso del tiempo, al parecer los problemas en lugar de solucionarse se complicaron, aumentaron, a grado tal, que ahora el propio personal de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, se queja de violaciones a sus derechos humanos, violaciones cometidas por el mismísimo presidente. Por eso ahora la intervención de Jesús Llamas, presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, quien pretende verificar si son ciertas algunas de las quejas relativas a derechos laborales de los trabajadores de la misma Comisión.

El pasado 3 de noviembre, por acuerdo de la Comisión de Trabajo, decidieron citar a Adolfo Ortega Osorio, para que, con base en la Ley Orgánica del Poder Legislativo, compareciera ante la Comisión de Dictamen; la cita fue programada a las 15:00 horas del día 5 del mismo mes; el oficio citatorio lo recibieron en la Comisión de Derechos Humanos ese mismo día. Y, curiosamente, el mismo presidente Adolfo Ortega, contesta no a la Comisión que lo citó, sino a la mesa directiva o mejor dicho al presidente Ricardo Astudillo y ahí entregan la respuesta el mismo día de la cita; que en su parte medular adujo lo siguiente: “compromisos adquiridos con antelación fuera de la ciudad y que resultan trascendentes para la institución” le impedían asistir. Más burocratismo, entonces el presidente se lo turnó por oficio a la Comisión de Trabajo y estos se enteran a las 14:04 horas del día del incumplimiento, del contenido del oficio de desacato. De la negativa a comparecer se desprenden dos cuestiones alarmantes; una, que en su calidad de autoridad (aunque sea moral), el presidente de la Comisión de Derechos Humanos, no fundamenta en precepto legal alguno su respuesta; y, dos, que no describe cuáles son los asuntos de “trascendencia para la institución” que le impidieron asistir a la comparecencia ¡Por favor!

Y mire usted, amable lector, luego no quieren que se piense mal del actuar de algunas autoridades; dos de los diputados panistas que forman parte de la Comisión de Trabajo, curiosamente no asistieron a la cita. Claro, ellos ya sabían que no iba a asistir su compañero de partido, por esos ¿para qué iban? Vamos, seguramente ya estaban de acuerdo estas partes, a fin de cuentas los panistas nombraron al presidente de la CEDH y sienten la obligación de protegerlo, de defenderlo, aunque aquel pueda estar violando la ley.

Bueno, los 3 diputados presentes volvieron a acordar citar al incumplido, para que comparezca ante ellos el próximo día 10 de noviembre a las 10 de la mañana. Veremos entonces si persiste la conducta rebelde y de desacato, de la persona que ostenta legalmente la mayor autoridad moral en el estado que otorga la ley a un funcionario público, al presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos. De persistir la necedad del incumplido, lo único que logrará es aumentar las sospechas de ser ciertas todas las acusaciones que pesan en su contra, por eso su resistencia; ineludiblemente su autoridad moral dejará de existir ante su necio e irresponsable actuar ¡Ya no hay moral!










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

3 Comentarios en “ Se las volvieron a aplicar”

  1. seguirán esos panistas encubriendo a sus cómplices, como saben que han actuado mal, prefieren no asistir

  2. Jéssica Alcázar dice:

    ¿En dónde están los representantes del pueblo que dicen ser cuando se trata de nombrar funcionarios de organismos autónomos?, ¿en dónde están los que dicen crear leyes para garantizar el “Estado de Derecho”?, para acabar pronto ¿en dónde están los SERVIDORES PÚBLICOS?

  3. Gonzalo dice:

    Efectivamente Héctor, el Poder Legislativo no se otorga instrumentos para sí mimso, por eso tienen la fama que tienen los denominados congresistas.

    Recuerdo al ínclito, al prócer, al ideólogo de avanzada Marco Antonio León Hernández cuando espetó:

    “La Carta Magna podría ser modificada, al fin que ya todos los Constituyentes han muerto” (cuás), y para llegar a esto es DOCOTOR en Derecho, ignoro de qué tipo y cuál.

    Es curisísima la postura de Nacho Loyola, ya que le dijo a un Secretario: Ay te encargo a Manuel Urquiza, porque es una imposición del PAN.

    Sin embargo cuando el Director de La CEA, fué citado por el Congreso, el mismo primer Gobernador azul dijo:

    “Estamos muy ocupados para perder el tiempo ante los representantes populares” o expresó esta idea con otras palabras.

    Seguramente porque Manuel presumió hacer de la CEA una “Empresa de C lase Mundial” y lo logró, el costo o precio del agua es uno de los más caros del planeta tierra, y dejen que opere Acueducto II, ojo, es la privatizacoión del agua Garridista!

    Ahora estamos en las mismas.

    Lo paradójico y absurdo es que los Ciudadanos que legislan no impomgan, como tú lo planteas, las sanciones a sus considerables ingresos como funcionarios, cuyos montos son insultantes, y además no se presentan ante los citatorios o excitativas.

    En fin, con respecto a la CEDH, supe de un caso, un funiconario se surtía a su esposa, y a veces ella tenía que ser atendidad en la benemértita Cruz Roja. Y era humano.

    ¿Cuáles sonlos privilegios del actual señalado por agravantes en la Comisión?

    Pues jugar al paso del tiempo, y al olvido.

    Mis Dipu… ya pónganse a trabajar, y propongan las sanciones correspondientes, para los funcionarios, algunos de los cuales además de caer en el socrrido nepótismo, se burlan de Ustedes mismos.

    Con todo mi cariño, y mi gran desprecio, por es son 25, que es el 5% de todos los federales, en la Cámara Baja. Orale!

Envía tu comentario