¡Saltapatrás! Éxodo hondureño

|




El Pueblo de Honduras no la está pasando bien. El flujo migratorio desde la América Central hacia México y Estados Unidos, es como una grieta en la cortina de una gran represa, empieza con una pequeña pero constante filtración hasta que se vuelve un torrente incontrolable.

Algunos dicen que desde el hermano pueblo hondureño viene un contingente de unas 3000 personas que evitarán su paso por El Salvador, cruzarán el sur de Guatemala, disfrutaran del clima, la hospitalidad y el encanto de las urbes y pueblos mexicanos hasta llegar a la frontera con Estados Unidos donde, según sus deseos, arribarán a su destino final. Cuento de Hadas que será disuelto a macanazos por el inefable Presidente Trump si se atreven a poner un pie al otro lado del Bravo.
Este previsible contratiempo ha desatado en la opinión pública mexicana, no de toda, una suerte de miedo y malos augurios en el sentido de que todas esas mujeres, hombres y niños hondureños, le van a complica la vida a los compatriotas fronterizos dado que existen altas probabilidades de que se estacionen ahí. Y por supuesto que eso no es correcto. Los mexicanos debemos apoyarnos todos y resolver problemas, si así puede calificarse, entre todos.
Por lo visto, a esos mexicanos alarmistas, habrá que recodarles que somos un país solidario con todos los países del mundo, que lo mismo hemos acogido a nuestros hermanos de Chile, que de Uruguay o Argentina y tiempo atrás a muchos españoles que huían de la dictadura franquista. Gente buena que aporta ideas y trabajo, que emprenden y contribuyen al progreso general de México. Bueno, pues habrá que hacerlo una vez más con gusto y beneplácito y decirles a los hermanos hondureños que no depositen sus esperanzas en los Estados Unidos, que no los deslumbre el brillo del dólar, que manden a Trump a negociar aranceles a China, es decir, lejos, muy lejos. Decirles que en USA los verán de menos y aquí recibirán protección y abrigo. Que no crucen la frontera donde la dignidad se vuelve frágil. ¡Quédense aquí, en México!
Cuantos vienen en la marcha, ¿3000? ¿4000? No dejaremos solos a nuestros compatriotas de la frontera norte. Nos tocan de unos 125 por Entidad Federativa o de a 2 hondureños por Municipio. ¿Eso es mucho? Somos un país de 120 millones de habitantes, ¿qué porcentaje representan 4000 hondureños? ¿el 0.003333%? ¿y no podemos con eso y nos asusta? Si vinieran a México 4 millones de hondureños, más o menos la mitad de su población, apenas sería un 3% de los habitantes de toda nuestra República y, a cambio, recibiríamos un enorme beneficio social. A los que pregunten en que nos benefician, baste recordar a nuestros compatriotas que viven del otro lado, cuantos beneficios han aportado a los Estados Unidos y cuanta riqueza han contribuido a producir, riqueza que a fin de cuentas los salpica más que si se hubieran quedado en México, aunque el costo y las penas no han sido pocos.RENDIJAS
1. Ya la regaron, el MacroAeropuerto debió hacerse en Zumpango (no Santa Lucía ni Texcoco) o Toluca, pero tranquilos, la van a volver a regar.
2. Dicen que los chinos son los nuevos líderes mundiales y que México no hace nada serio para crecer. Doy la receta: pegarle duro al colchón para alcanzar a los chinones y en pocos años aportar unos 600 o 700 millones de mexicanos … más unos 30 de Centroamérica. ¡Cómo no! Y nos vamos todos a USA, a ver quien para esa marcha.
3. Pensemos como serían las cosas si nosotros huyéramos de México hacia Guatemala, Honduras, El Salvador, etc. ¿De esta agua no beberé?

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario