Rius

|




 rius3

Conocí a Rius en la presentación de un libro suyo del que fui comentarista. A la mitad de la reunión se me acercó y al oído me dijo, palabras más palabras menos: “Me aburren estas presentaciones de libros. Son una cascada de elogios que no aportan nada”. Un poco acicateado por su comentario fui especialmente severo en mi crítica de su libro, lo que era fácil pues Rius había estado en un seminario y se había convertido en un come curas y un come creencias religiosas que lo impulsaban a darse licencias que eran fácil de rebatir. Él no respondió a la zarandeada, al final me pidió mi correo electrónico y me dijo: “Si tiene razón le voy a escribir para reconocerlo, de otra manera le informo que por ahí nos vamos a encontrar”. Semanas después me escribió para aceptar mis observaciones. Los críticos son, paradójicamente sensibles a la crítica, Rius no lo fue y mi mejor homenaje será citarlo, lo que haré la próxima ocasión.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario