Resolviendo el problema de conocer los fundamentos filosóficos de Estados Unidos de Norte América

|




Los Angeles_California_EUA_USA

“QUIEN SE HACE SIERVO DE UNA NACIÓN QUE SE ENCUENTRA CIEGA,

REALMENTE NO LA SIRVE, SINO QUE SE DEGRADAN AMBOS”.-

Romain Rolland.

“NO PUEDE SER LIBRE UNA NACIÓN QUE OPRIME A OTRA”.- Marx.

Desde hace ya casi 17 años he viajado continuamente a los Estados Unidos, mis primeros viajes y contactos fue de sorpresa y de admiración, notando la gran diferencia que hay entre ellos y nosotros, o por decirlo mejor las diferencias políticas y económicas entre nuestros países.

Tratando de entender esto he comprado decenas de libros, muchos de ellos en inglés, el que leo muy dificultosamente, pero dado su interesante tema, pues los traduzco aunque sea muy lentamente, admirando a muchos de los protagonistas de su historia y a otros, repudiándolos. Como no admirar a un Benjamín Franklin, a un Tomas Paine (Libro: “The comun sense”) a Lincoln, a Franklin Delano Rooselvet y a tantos otros que merecen nuestra atención.

Dada su herencia europea, con sus malas y buenas mañas, la han convertido en una nación bi-polar, según el cristal con que se le mire, y en cabeza de un imperio económico, que tiene sus orígenes en los “primeros padres”, que arribaron a las costas de Nueva Inglaterra a bordo del “Mayflower”, calvinistas en su mayoría, cuáqueros o puritanos los otros, cuyo pensamiento principal era de que la vida tiene un fin, un objetivo: “EL OBJETIVO ES LA PROSPERIDAD EN LA PRODUCTIVIDAD, EN EL TRABAJO Y EN LA EDUCACION”.

Filosofía seguida y aumentada por un tal Taylor y un tal Henry Ford, ambos girando en torno a la idea protestante de que cada hombre tiene una vocación (de vocare, llamado interior), misión, aquello para lo cual nació según sus aptitudes y capacidades, incitando al individuo a dar de sí mismo, entregar el máximo de productividad y ganancia; lo mejor de sí mismo al trabajo.

Estos postulados los llevó a seguir y aún mejorar las corrientes capitalistas, vigentes en Europa y sobre todo en Inglaterra, buscando la felicidad, que para ellos se identifica con la prosperidad, con la producción de objetos-servicios-mercancías: A mayor productividad, mayor beneficio, supuestamente para todos, pues esto presupone el máximo beneficio tanto para el capitalista como para los empleados: El liberalismo clásico y el utilitarismo coinciden en reconciliar al individuo y a la sociedad; el bienestar colectivo en un esquema mental, basado en la lógica del uno más uno. El bienestar de todos y cada uno de los individuos, debe posibilitar el bienestar del conjunto.

Tal vez para nuestra mentalidad mexicana, esto sea muy difícil de entender, pero así es como funcionan las cosas en el “oveder”, el otro lado…estas concepciones no son mías, sino de una excelente escritora, llamada ELSA MARTINEZ ORTIZ, vertidos en su extraordinario libro : “PRAGMATISMO Y AMERICAN WAY OF LIFE”… que les repito, es uno de los mejores editados para entender a los Estados Unidos y quizá para entender al tal Trump…si les interesa, sus páginas están en español y es editado por: “Editorial Torres Asociados”…quien me permite citar algunas de sus líneas, pues nuestro cometido no es comercial, sino simplemente informativo…se despide de ustedes, hasta la próxima, su amigo de “Aquellos Tiempos”… Mario RE.-

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario