Regar a los muertos: Juanelo, Elvira y José.

|




Diez años de la muerte del Juanelo, el viejo niño, y nueve de Elvira, la mujer de las cinco cabezas. Juanelo y Elvira, amigos entrañables y hermanos de espíritu. De temperamentos distintos.
Diez años igualmente del fallecimiento de mi hermano José Figueroa, el padre de la casa. José (+), Jesús (+), Ramón (+); sólo quedamos María, Francisco y Julio. ¡Dicen que fuimos 14 hermanos! Fui el último.
Juan Manuel Cueva Pelayo, oriundo de Autlán, Jal., Juanelo, fue mi compañero de generación de Ciencias Políticas, UNAM, en los años 70, junto con Vicente, Xóchitl, Rodolfo, Aurora, Patricia, Ricardo, Luis Jaime… Compañero de andanzas estudiantiles, con el profesor ERG, amorosas y de vida. Vivimos un buen tiempo juntos, buenos y malos tiempos.
Juanelo y Elvira se casaron en 1987, creo, y nos llegó la noticia a España, en el año sabático de Guadalupe. Cuando regresamos, Guadalupe, Dersu y Marina los visitamos en Cihuatlán, Jal, en 1990, creo.
Una pareja prodigiosa e inverosímil. La chica del pueblo, bella e hija de la tienda del pueblo de don Abel, DAR, y mi amigo un tanto disminuido físicamente por su artritis reumática, pero no de su cabeza, reflexiva y franca. Ambos generosos. Elvira mandona y temperamental y el Juanelo agua helada y sarcástica. Los dos con férrea voluntad. Procrearon dos hijos hermosos que hoy son profesionistas: Juanito y Sofía.
Juanelo murió en un lance de amor hacia Elvira. Cuando me contaron lo que sucedió, hice mi interpretación abierta y reí a carcajadas junto con Elvira. Echó una carrera en una rampa cuesta abajo y voló hasta estrellarse en un vehículo, quedó inconsciente, despertó en el hospital, se cogió de Elvira y voló al otro mundo. Fue un pequeño acto de amor ante su amada, para demostrarle que él todavía las podía.
–No me dejes, no me dejes, dijo Elvira que fueron sus últimas palabras.
Elvira murió al año siguiente en un acto de solitaria desesperación.
Un mes antes me habló por teléfono. En noviembre, precisamente en el aniversario luctuoso de Juan. Me dijo que estaba deprimida y hablamos como una hora. Yo iba saliendo de la sala de cómputo del Gómez Morín y me senté en una banca del patio central. Hablamos de todo y no recuerdo nada. Más que su depresión y yo tratando de darle ánimos.
Luego supe más cosas, por Eduardo y por su hermana Lolita.
Depresión existencial, deudas y compromisos del negocio, pérdida del sentido de la vida.
Profundamente católica, el domingo 12 de diciembre pasó un buen tiempo en la iglesia. ¡Qué combates debió librar en su cabeza! Al día siguiente la encontraron desangrada en su habitación revuelta.
Asistí a los dos sepelios en Cihuatlán, primero al de Juanelo en noviembre de 2009 y luego al de Elvira en diciembre de 2010.
Nunca han salido de mi corazón y hoy los riego con estas palabras.

Al sepelio de mi hermano José no llegué pero sí fui a los días siguientes a ver a la familia y darles el pésame a su mujer Teresa y a sus hijos, Alfredo, Lupita y Gaby. También vi y platiqué ampliamente con mi hermana María. De mi otro hermano Francisco ya no sé nada.
Como todos, dicen los que saben, al parecer mi hermano José tuvo varias vidas: la pública y exitosa en el comercio y la cremería La Vaquita, en el mercado de Coyoacán, la privada y difícil con la familia, y la secreta en sus andanzas personales que sólo él supo.
Dejó amores y rencores, tal vez como todos.
Yo sólo tengo gratitud y distancia.
Por él pude estudiar y llegar a la Universidad.

En noviembre de 2009, hace diez años, sucedió una historia que es otra historia. Un día con Jenny en la ciudad de México. Pero me he prohibido contarla. Lo siento.

No olvidar a los muertos pero tampoco dejar que invadan y anulen toda tu vida. Regarlos cuando lo sientas necesario, eso sí, para que florezcan, dice Elías. Gracias, Juanelo, Elvira y José.

15 años del caso BMW silenciado en tres sexenios. Marco Antonio Hernández Galván, el Kikín Queretano, hoy tendría 33 años, lo mataron de 18. Saludos ciudadanos críticos al procurador, al alcalde de la ciudad y al gobernador de entonces. Que la sigan pasando bien.

Qro. Qro., Presidentes, 27 de noviembre 2019.
www.dialogoqueretano.com.mx / juliofime@hotmail.com










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario