¿Quiénes son responsables de la muerte accidental por una mala obra pública?

|




Paso-Express_socavon

Parece deporte de culpas ahora que, por una mala obra pública, se generó un socavón en la recién inaugurada carretera del paso exprés en Cuernavaca, Morelos, en la que accidentalmente murieron dos personas que viajaban por esa carpeta de concreto. Los críticos de inmediato se van a la yugular del gobierno federal y acusan sin mayor razonamiento al Secretario de Comunicaciones y Transportes, por la muerte de las dos personas, como si Gerardo Ruíz Esparza hubiera sido quien vació en ese lugar el concreto hidráulico.

Incluso el gobernador Graco Ramírez, de origen perredista, salió a defender la mala obra, cuando que el gobierno estatal nada tiene que ver en el asunto. El protagonismo también resalta en esta tragedia ¿Qué hubiera pasado si no hubiese muerto nadie en ese socavón? Simplemente criticarían la mala calidad de la obra y hasta ahí. En muchas ciudades del mundo suelen suceder estos movimientos de tierra creando los socavones, no es un asunto exclusivo de México; en esos países de inmediato reparan el problema material y asunto concluido. Pero en nuestro país suele ser un deporte el echar culpas, sobre todo de algunos periodistas que explotan la información amarillista.

Ahora bien ¿Quiénes son los responsables por el daño material debido a la mala construcción y la muerte de las dos personas que viajaban en su auto y accidentalmente cayeron en el socavón? Habría que hacer la clara diferenciación entre una y otra acción jurídica, se trata de hechos bien diferentes y de consecuencias distintas.

Por supuesto que la empresa responsable de la obra es la responsable de los daños materiales ocasionados a la carretera. La empresa constructora deberá pagar por los daños materiales causados ¿Quiénes son los responsables de la supervisión de la obra? Esos son otros responsables por no haber advertido que en ese lugar, por la filtración de agua se reblandecería el suelo hasta causar lo que sucedió; dadas las consecuencias todo hace suponer que no hubo una adecuada supervisión de la obra. Estos son otros responsables, pero no se les puede imputar responsabilidad penal, apenas civilmente por la pésima calidad de la obra. Hasta aquí son dos responsables materialmente de la mala calidad de la obra.

Que Ruiz Esparza, para “sacudirse” parte de la responsabilidad, anunció haber despedido al delegado de la SCT, en esa zona ¿Sin previa investigación ni nada? Acaso no existe la presunción de inocencia hasta que se demuestre lo contrario. Ese Delegado tiene expedita la acción legal para defenderse. Sin embargo seguramente tendrá responsabilidad administrativa por no haber cuidado que la obra cumpliera con todos los requisitos de alta calidad, máxime que el propio Presidente de la República lastimosamente apenas unos días antes había anunciado que la obra duraría muchos años por su excelente calidad en los materiales, por ser de concreto ¿Qué pasó entonces? Un manojo de irresponsabilidades. Ahora se habla de lo costoso de la obra y la pésima calidad de la misma que no vale lo que gobierno federal pagó por ella ¿Acaso hubo corrupción? Este es otro problema a investigar. El despido fulminante no es más que un acto desesperado para amainar los golpes mediáticos.

Ahora ¿Quién es responsable de la muerte accidental y no intencional de las dos personas? ¿La empresa, quien colocó el concreto es ese lugar, los albañiles, quien debió supervisar la buena calidad del material empleado, el ingeniero en hidráulica que no advirtió que el paso del agua pluvial crearía el socavón, el Delegado de la SCT, el Secretario? ¿Quién de todos ellos es o son los responsables? Nadie será responsable penalmente, salvo que, para impresionar a la crítica, resulte un “chivo expiatorio”. En México no existen las penas trascendentales.

Si acaso por imprudencia podría generarse alguna responsabilidad penal, que no intencional. Existe la certeza jurídica que nunca imaginaron que la carpeta asfáltica cedería en un par de meses, obra proyectada para durar muchos años. Esa es una obra de pésima calidad y la responsable directa es la empresa responsable de la obra. Nadie más. Responsable civil y no penalmente

¿Quién pagará los daños causados a los deudos?

En primer término es el Estado, por medio del gobierno federal y este enderezará la acción en contra de la empresa. Responsable de pagar todo el daño causado.

Una desgracia que le sucedió a los occisos y pudo pasarle a cualquiera o a nadie, sin embargo circunstancialmente pasaron en el momento más inoportuno los occisos, en un vehículo literalmente liviano cuando cedió la mezcla de concreto y el auto se proyecto al interior, luego vino el agua pluvial; le siguió la tardanza en brindar los auxilios necesarios para, tal vez, haber salvar la vida de los accidentados. Tampoco acudieron los primero auxilios a tiempo.

¿Otros corresponsables de la muerte accidental?

La cadena de errores es de acción cotidiana. Este es un problema que se suscita en todas la carreteras del país; ahí están los asaltos, las violaciones, los homicidios que se ejecutan constantemente. No hay seguridad en las carreteras de México.

Conclusión. El tema es tratado por algunos como asunto político y no derivado de una cadena de irresponsabilidades en el incumplimiento de un contrato de una obra civil, la muestra fue la pésima calidad de la obra. Ahora habrá que supervisar perfectamente toda la obra, no vaya siendo que no solo en ese lugar esté defectuosa la cinta asfáltica. El gobierno mexicano deberá ser muy duro en contra de la empresa española y obligarla a indemnizar a los deudos y al mismo gobierno por los daños causados; seguramente en el contrato existen las cláusulas penales que así lo estipulan, esos vicios ocultos que han generado daños irreparables a unos, y otros deberán pagar y reparar a costa de la empresa los daños materiales y consecuencias derivadas de la “engañifa”. Ya en lo individual, hechas las investigaciones, deberá sancionarse a todos los responsables de la mala calidad de la obra y tal vez, solo tal vez, haya habido corrupción tolerada al aceptar imponer material de mala calidad o sin cumplir con las mezclas adecuadas para garantizar un concreto de alta calidad que cumpliera con las especificaciones pactadas en el contrato. También cabe la posibilidad de la existencia de una cadena de irresponsabilidades consentidas entre las partes, debido a la poca responsabilidad que suelen mostrar autoridades y empresarios corruptos. Lo demás es simple espectáculo mediático.

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario