¿Quiénes confían en las encuestas?

|




Encuestas

Hace algunos años los resultados que arrojaban las encuestan eran confiables en materia política; hoy son una encrucijada, las empresas encuestadoras “no le atinan” a sus resultados; salvo cuando la pretensión conlleva la intención de influir en el ánimo de los electores.

Los mecanismos para obtener resultados en las encuestas son de carácter científicamente comprobados, sin embargo hoy en día la población sujeta a una encuesta ya no está dispuesta a decir la verdad, por lo tanto el resultado que arroja esa encuesta es falso. El antiguo más, menos 2 o 3, hoy falla hasta con 10 ó más puntos de diferencia.

Una de las últimas encuestas resultó un verdadero fracaso, fue en los EUA, cuando las casas encuestadoras aseguraban que Hillary Clinton, ganaría las alecciones. El final fue otro, quien iba “arriba” en las encuestas perdió la elección y el supuesto perdedor en las encuestas, a quien nadie daba la menor oportunidad de triunfo, terminó ganando. Una vez más fallaron las encuestas.

Sin embargo sirven de entretenimiento para mantener ocupada a la población, como lo ha sido en esta semana con las encuestas realizadas en los municipios que conforman la zona metropolitana, referente a la aceptación de los presidentes municipales; o aquella sobre el mismo gobernador ¿Son creíbles los resultados? ¿Para qué sirven? Para darle mayor valora a unos o minusvalía de otros ¿Cuál es la intención de esas encuestas cuyos resultados deben ser muy cuestionables?

Por lo pronto, según esas encuestas el presidente municipal de Corregidora es el mejor evaluado por la población de las muestras encuestadas, hasta con el 67.4%; en tanto que el gobierno de Marcos Aguilar Vega, alcanza apenas el 26% de aprobación; el de Calzada sorpresivamente –según la encuesta- llega al 49.7%; las muestras de las encuestas alcanzaron a San Juan del Río, en donde Guillermo Vega, se queda con el segundo lugar de aprobación con el 62.9% ¿Usted le cree a estos resultados?

Y las desaprobaciones también fueron consideradas en la encuesta, así que el 70.7% desaprueba el gobierno de Marcos Aguilar Vega; en tanto apenas el 23% desaprueba el de Kuri en Corregidora; el 45% no está de acuerdo con Calzada en El Marqués y en San Juan del Río, el 31.9%. Debo insistir en la falta de credibilidad en los resultados de las casas encuestadoras debido a sus pésimos resultados en tratándose de asuntos políticos. De tal suerte que usted estimado lector es quien tiene la última palabra.

A unos meses de que inicie el proceso electoral, los adelantados ya “calientan” el terreno para tratar de influir en el ánimo de los futuros electores, quienes sin embargo hacen caso omiso a los resultados y es que, el factor humano hoy juega con los encuestadores, no dicen la verdad, de tal manera que los resultados arrojados son falsos, aunque de vez en cuando logran “atinarle” y no necesariamente son consecuencia de los trabajos técnicos de lo aleatorio de las muestras.

En el estado de México andan desesperadas las casas encuestadoras, dicen que hay hasta ahora un empate técnico entre los partidos políticos más “importantes”: PRI, PAN, Morena y PRD desaparecido del mapa político, por eso la desesperación de Alejandra Barrales de aliarse con sus opositores panistas, al menos para que les den algunas secretarías en caso de ganar, solo en ese supuesto.

Bien, en este estado resulta que el PRI alcanza el 19.8% de las preferencias; en tanto que el PAN, 19.6% y Morena se queda con el 17.8%, con el apoyo de Andrés Manuel López Obrador ¿Usted también cree en estos resultados? Lo cierto que las casas encuestadoras hacen sus propios trabajos para atraer electores y las que mandan hacer los partidos políticos son otras totalmente diferentes; estas sirven de base para los estrategas electorales.

Las empresas encuestadoras, las que por cierto constantemente entrevistan los “grandes” medios de comunicación, es claro que entretienen al lector o televidente con sus resultados, causan polémica a pesar de las fallas tremendas en que han incurrido de manera sistemática. Vamos, no le “atinan”, pero entretienen y generan diversas opiniones sobre los endebles resultados.

Por ejemplo, para la elección presidencial, podemos encontrar encuestas que dan el “gane” a Margarita Zavala, otras a López Obrador y otras más al PRI, sin candidato aun ¿Es tanto el error entre ellas? Por supuesto que sí, nadie sabe en realidad nada, ah, pro como entretienen.

Las dos últimas encuestas que leía daban los siguientes resultados en porcentajes por supuesto. Margarita Zavala –PAN- se va de 17 a 27%; Andrés Manuel López –Morena- que anda en campaña de 14 a 18%; Miguel Ángel Mancera –PRD- apenas el 6% y el PRI del 21 al 22%. Por supuesto que las encuestadoras manejan los nombres de los aspirantes a su antojo, dado que aun no hay ningún candidato oficial, excepción hecha de Andrés Manuel López, quien hasta programa de gobierno anda promoviendo; el resto de los partidos no tienen candidatos.

Las encuestadoras coinciden en que has muestras de las encuestas son a nivel nacional; que el número de entrevistas fueron 1,600 o encuestas realizadas. Eso sí, presumen que el nivel de confianza estadística es del 95 % y su margen de error +/- 2.4 %. Insisto ¿Usted les cree? ¡Yo no! Los resultados que han mostrado en las últimas elecciones han sido desastrosos, de ahí la gran desconfianza. Sin embargo sirven para el comentario cafetero y el ocioso análisis superficial de quien podrá ser el o la próxima presidente de México.

Héctor Parra Rodríguez

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario