¿Quién se quedó con el dinero del fideicomiso de MORENA?

|




 Morena_partido_politico

Como era de esperarse, Morena impugnó el acuerdo emitido por el Consejo General del INE, por medio del cual le impusieron una multa de 197 millones de pesos, por haber creado un Fideicomiso -prohibido por la Constitución- para recabar fondos económicos en favor de los damnificados de los terremotos de septiembre pasado y por haberse apropiado de 44.4 millones de pesos, de las donaciones, dinero que paró en manos de candidatos, militantes y empleados de Morena. Ahora esperan sea la Sala Superior del Tribunal Electoral Federal, quien les quite la multa impuesta.

Quien se ultra molestó por la resolución del INE, fue Andrés Manuel López Obrador, solo utiliza argumentos falaces en su defensa, ninguna prueba que desvirtúe las acusaciones de la Unidad de Fiscalización del INE. Desde la semana anterior se ha pasado “bombardeando” con declaraciones triviales, pero mediáticamente efectivas, acusando a los consejeros del INE de todo. Mas no ha sido capaz de informar el cómo funciona eso del Fideicomiso “Para los Demás”, que conformaron los morenistas en escritura pública en el Banco Afirme, número 73803, para recibir donaciones en la cuenta bancaria número 133-121765; sí, no ha descrito quiénes son los fideicomitentes, ni los fideicomisarios con meridiana claridad, solo se sabe lo del fiduciario, que es el Banco y la figura mercantil del Fideicomiso. Eso es todo.

En cambio, el INE por medio del consejero general Ciro Murayama, dieron cuenta de cómo recibieron enormes cantidades de “donaciones” millonarias debidamente orquestadas durante los meses de diciembre pasado y marzo de este año, curiosamente en solo 3 días; las mismas personas, que no son más de 7, repetidamente hacían depósitos de 50 mil y 200 mil pesos, hasta acumular 78 millones, 800 mil pesos; para después, candidatos, militantes y empleados de Morena, retirara, por medio de cheques que caja, 44.4 millones de pesos ¿Por qué la fiduciaria entregó ese dinero cuando ninguno era fideicomisario? El argumento falaz de Andrés Manuel López, es que, ese dinero fue repartido a cuenta gotas de 2,500 en 2,500 pesos para cada damnificado en varios Estados de la República Mexicana. Así de simple es la justificación. Curiosamente esos millones de pesos se repartieron en plena campaña electoral por la militancia de Morena, candidatos de Morena y trabajadores de Morena. Si nos apuramos un poco, esta conducta es un delito electoral –además-, aunque se niegue y se diga “misa”, el dinero fue entregado –según Amlo- de poquito en poquito ¿Compra de votos? ¡No hombre! Ellos no son corruptos, son incorruptibles ¡Ah cómo seremos mal pensados! E insiste que Morena no es el Fideicomiso, ni el Fideicomiso es Morena, son dos entes jurídicos distintos.

Raro. Muy raro. Eso de que sean exclusivamente morenistas los fideicomitentes –los creadores del Fideicomiso- y también morenistas los fideicomisarios –los que recibieron los cheques de caja hasta por 44.4 millones de pesos- no suena nada bien, por más que quieran justificar su “bondad”. Un dato frustrante que hace más convincente el fraude maquinado, es el domicilio fiscal tanto de Morena como del Fideicomiso, resulta ser el mismo. Total, casi el “Espíritu Santo”, tres personas en una; López Obrador, Morena y el Fideicomiso, son la misma persona. No hay duda al respecto. Sin embargo, Andrés Manuel ha defendido su Fideicomiso en contra de viento y marea, nadie como él y cómo no, si tiene los medios masivos de comunicación a su disposición las 24 horas del día, si el señor se levanta a las 3 de la mañana a dar conferencia de prensa, ahí tiene a los medios afuera de su casa para difundir lo que se le antoje. En eso se confía. Y así lo hacen los periodistas apostados en la calle. El pasado lunes, por citar uno de tantos ejemplos, pidió un aplauso para Reforma y Milenio, por “paleros”, dado que han difundido mentiras; y entre risas y choteos, dieron el aplauso los reporteros. Así los tiene de controlados. Luego remató diciendo que en el “argot” periodístico dicen que, repetir una mentira 100 veces, se convierte en verdad, inculpado a esos medios que osan decir mentiras en su contra ¡Inconcebible en la persona que gobernará a más 120 millones de mexicanos! ¡Increíble comportamiento!

Para ser exactos, 56 personas –todos morenistas- recibieron esos 44.4 millones de pesos, dijo Murayama; y Amlo, supuestamente para repartirlos entre los damnificados –lo cual no demuestran-; 7 personas hicieron depósitos millonarios, como en “carrusel”, fajos de 50 y 200 mil hasta acumular muchos millones de pesos, recibiendo las arcas del Fideicomiso 78 millones, 800 mil pesos en unos cuantos días. Esto huele, además, a lavado de dinero sucio ¿Quiénes y de dónde tanto dinero? ¿Donantes anónimos? Hasta ahora un solo donante no ha dicho que haya regalado al Fideicomiso “X” cantidad de miles de pesos; nadie ha levantado la voz, nadie quiere ensuciarse y ser investigado para que informe de dónde tanto dinero para donar sin dejar rastro de su origen y destino. Ah, pero Andrés Manuel, defiende la pureza y limpieza de su “noble” acción, la de ayudar a los damnificados, por eso el nombre de “Por los Demás”, sí, por los demás candidatos de su partido; esta acción ineludiblemente parece una compra masiva de votos, sin embargo, de eso no los acusaron, acción que sí podría implicar la anulación de la elección presidencial y no una simple multa millonaria que se paga con las mismas prerrogativas que salen del presupuesto federal ¿Se imaginan si esa acción la hubiera realizado otro partido? No quiero ni imaginar lo que hubiera sucedido.

Una vez más, volvieron a perdonar de tanta trampa que cometió Andrés Manuel López Obrador, durante sus casi 18 años de campaña para alcanzar su sueño: ser Presidente de la República. Quién no recuerda la sucia campaña que calificó de “puercos, cochinos, marranos” a sus oponentes; de insultar a todos sus contrincantes calificándolos de mafiosos, al decirles “La mafia del Poder”; el usar solo para su persona más de 3 millones de spots a cargo de las prerrogativas, sin que tuviera consecuencia legal alguna. Y así muchos otros abusos que cometió en el camino y nada le pasó; adelantó como nadie, ni Ricardo Anaya lo igualó, su campaña presidencial y ni un regaño, nunca una llamada de atención. Todo le toleraron ¿Recuerda aquella frase que acuñó: al diablo con las instituciones? Todo, todo le toleraron. Ahora como Presidente virtualmente electo, sigue en campaña denostando y desprestigiando a las instituciones de las cuales siempre se quejó y que todas avalaron su triunfo, próximas a otorgarle su constancia de mayoría para ser declarado Presidente Electo. Definitivamente que López Obrador, anda mal y eso debiera preocupar a los mexicanos, aunque sus seguidores continúan embelesados con su figura y sus promesas y no se diga los que lo han acompañado en la hazaña de hacerse de la Presidencia de la República; bueno, bueno, hasta el gobierno federal y muchos gobernadores hicieron hasta lo imposible para que López Obrador ganara, nada es gratuito en este mundo, ellos fueron actores principales de su triunfo con tanto abuso, ineficiencia y corrupción, ahora son las consecuencias. Solo esperemos que Andrés Manuel López Obrador, no termine con el país que se ha construido en muchos años de esfuerzo y trabajo de millones de mexicanos, esperemos que los mismos mexicanos no lo permitan. Por lo pronto, nos está dando una “probadota” de lo que es capaz: mentir y mentir hasta convencer que él es la razón, aunque no lo sea, que él es toda bondad, aunque tampoco lo sea.

Héctor Parra Rodríguez

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario