Prólogo al libro "Tras las barras y las estrellas"

|




Por: Jorge A. Bustamante Fernández*

Este libro es una fuente extraordinaria para un entendimiento humanista del fenómeno de la migración indocumentada o irregular de México a Estados Unidos. En realidad, este trabajo va más allá de su naturaleza bilateral, para cubrir la naturaleza internacional de la inmigración desde Centroamérica y desde otros países a la meca laboral del Norte. El uso del concepto de un “entendimiento humanista”, debe entenderse en el sentido en que Max Weber usó el concepto de verstehende sociologie.

Esto es, el entendimiento de un fenómeno social que incluye tanto sus elementos objetivamente medibles, como sus elementos subjetivo-culturales de los que se puede dar cuenta en un análisis cualitativo. Eso es lo que el autor ha producido para sus lectores. Este libro parece en momentos un collage textil compuesto por retratos cuadrados, cada uno es un reflejo, una historia completa, que contiene todos los elementos de la saga migratoria, que va de la comedia a la tragedia. Historias todas ellas alrededor del gran tema de la migración circular de los queretanos.

En otros momentos este libro es una excelente versión literaria que nos hace recordar el realismo de la narrativa que nos llevó a las profundidades de la condición humana, tal como el Germinal de Zola. De esa dimensión es la riqueza descriptiva y la profundidad humanista de la serie de narrativas en las cuales Agustín Escobar fue capaz de sumergirse en las áreas subjetivas de los dramas personales y los sufrimientos humanos que uno encuentra por lo general en las experiencias migratorias.

La credibilidad de los relatos de este libro se ve reforzada con la inclusión de referencias históricas del fenómeno migratorio de México a Estados Unidos. Así es como el autor logra construir una visión de su Homo emigrantis queretanensis como el principal protagonista de su obra. Éste es el caso de la referencia histórica a la época de los braceros, derivada de los convenios promovidos por el gobierno de Estados Unidos para la contratación de trabajadores migratorios mexicanos de 1942 a 1964.

También es el caso de eventos más cercanos, tales como la frustrante experiencia de los residentes mexicanos en Estados Unidos respecto del intento para hacerlos participar en las elecciones presidenciales de 2006, que provocara entre ellos la esperanza acariciada por largo tiempo de una muy merecida participación en la vida nacional. De triste memoria terminó este episodio como eslabón de una larga cadena de desilusiones guardadas en el baúl de los recuerdos que cada migrante lleva consigo a lo largo de su jornada hacia un país extraño.

Las narraciones de este libro aparecen como una película que incluyera imágenes del terruño de origen con frecuentes ilustraciones de aquellos colores y sabores ligados a los recuerdos de seres humanos que nunca aceptaron un futuro que no incluyera su retorno al terruño. La lectura de este libro también aparece con la riqueza plástica de un mural que proyectara una perspectiva histórica de la saga de los migrantes mexicanos que por más de cien años han emprendido el viaje al Norte con la esperanza de encontrar lo que su propio país y sociedad no fueron capaces de ofrecerle.

En ese virtual mural se ve un diseño un tanto abstracto de la variedad multidimensional de los lugares de destino de la diáspora queretana. Esto es por cierto el tema central de este libro, que es también una colección de historias muy bien contadas que llevan como denominador común al estado de Querétaro como el fondo de una hermosa historia de lo que significa el termino de oriundes.

(El libro será presentado en la Casa Mota, Madero 71, centro histórico de Querétaro, el viernes 30 de enero a las 11 horas).

*Relator Especial de la ONU para los derechos humanos de los migrantes.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario