Primeros tiempos del basquetbol femenil en Queretarín. (Parte I de III)

|




“ES MEJOR HABER AMADO Y HABER PERDIDO, QUE NO HABER AMADO NUNCA”.-Alfred Tennyson (1809-1892), poeta inglés.-

Había una vez, en tiempos de mary castañas, en una levítica ciudad del centro de la república, llamada Queretarín de las flores, dominada por una acartonada sociedad que no permitía ni la más leve libertad a sus bellísimas flores, hasta para ir a misa, salían acompañadas por damas de compañía que se encargaban de espantar a cualquier “moscardón” que se les acercara para tratar de aspirar, por lo menos, algo de su divino perfume…¿ejercicios, juegos, pasatiempos?…

tan solo eran permitidos aquellos propios de su condición de recatadas damitas, y solo entre ellas, amiguitas o compañeritas de su misma condición y nivel, siempre vigiladas por rudas y asargentadas cuidadoras que no les permitían los más mínimos deslices a la buena educación y al decoro.

Sus jóvenes compañeros de “Aquellos tiempos”, gracias al ejemplo de los estudiantes del Colegio Metodista de Querétaro, trataban de imitarlos, para hacer más llevaderas las horas muertas, entre los deberes escolares y los familiares, practicando juegos de nombres raros y extranjerizantes, como el beisbol, fútbol y basquetbol, organizando las primeras tímidas competencias entre los principales Colegios de los años veintes queretanos…a ellas, tan solo se les permitía asistir como espectadoras y a veces se les nombraba como sus “madrinas”…algunas de las más pequeñas, ocasionales acompañantes de sus hermanas mayores, consiguieron pelotas y balones, sacadas subrepticiamente de los cuartos de sus hermanos, llevándolas a sus escuelas y empezando a “practicar” aquellos raros deportes…el maestro e Ing. Don José Trinidad López (1924), las observaba divertido, y se le ocurrió darles algunas enseñanzas para que jugaran entre ellas más o menos organizadas, así las primeras practicantes fueron las niñas de la Escuela Federal Tipo, y las jovencitas de la Escuela Industrial femenil, las que funcionaban en la esquina de Madero y Guerrero, edificio en que ahora trabaja la Delegación Municipal Centro Histórico, a las que se sumaron las niñas de la Escuela primaria anexa a la Normal del Estado, que después se llamó “Josefa Ortiz de Domínguez”, situada en los bajos de su edificio, situado en las calles de Hidalgo, entre Ocampo y Guerrero.

Para 1932 llegó a Queretarín un alto y seco maestro de Educación Física proveniente del internado de la Huerta de Michoacán, ahijado de un tal General Cárdenas, que al hacerse cargo de las clases de su especialidad en la Escuela Normal, vio que a las escasas jovencitas alumnas de la misma, les impedían la práctica de los deportes, a los que consideraban una actividad netamente masculina, y que las niñas de la escuela primaria anexa los practicaban con mucha más libertad, sin importarles el “qué dirán” de los mayores…entonces el maestro Fausto González Ramírez…divertido, las empezó a entrenar, siendo sus primeras alumnas Jovita Estrada, hija del ameritado Director del Colegio Centro Educativo, en cuya cancha de tierra apisonada pidió permiso para practicar, estaban también las hermanitas Suaif, Esther, Judith y Raquel…Chabela Montoya, que resultó muy buena jugadora, la que emigrando a la ciudad de Orizaba, por mucho tiempo fue base de las selecciones femeniles de Veracrúz… Angeles Pinto, agraciada jovencita cuyo hijo Vladimir Bonfil Pinto se convirtió en eminente político queretano, y a punto estuvo de convertirse en Gobernador de Queretarín, impedido por un “rarísimo” accidente aéreo que le privó de la vida…Concha de la Vega, cuyos hijos Pedro y Ricardo Rodríguez se convirtieron en destacadísimos pilotos de autos, fallecidos ambos en sendos trágicos accidentes…Ana María Guzmán, base junto a su esposo el ameritado Maestro de la Secundaria Nocturna Don Jesús Pérez, de la numerosa familia Pérez Guzmán, cuyos hijos se destacaron como maestros, licenciados y educadores queretanos…la próxima semana, queridos amigos, si ustedes nos dispensan con su amable atención, continuaremos con la segunda parte de esta saga del deporte femenil Queretano…les abraza su amigo de “Aquellos tiempos”…Mario RE.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario