Por golpiza Marcos despide a Jefe de inspectores

|




 arturo_rueda_queretaro_Zamora

Este lunes el Presidente municipal de Querétaro, Marcos Aguilar Vega, tomó la decisión de dar de baja al “autor intelectual”, Hugo Serrano -exJefe de Inspectores del Municipio- de la golpiza que recibiera el Arquitecto Arturo Rueda, la semana pasada, a manos de dos inspectores. Plausible el acto del Presidente Municipal, ya que puede permitir ni tolerar, que personal a su cargo, pretenda resolver los problemas que ellos mismos provocan, con violencia y no por la vía del diálogo.

Si bien Hugo Serrano no fue el ejecutor de los golpes, si es el jefe inmediato superior de los agresivos delincuentes que ya fueron vinculados a proceso; aquellos seguramente tenían instrucciones de disolver la manifestación a como diera lugar y ante la impotencia de no poder resolver el problema con diálogo, se les hizo más fácil golpear al Arquitecto. Esa no es la manera de gobernar un municipio que cada día se llena más de problemas.

Por el contrario, la violencia genera violencia y eso no se puede permitir. Gracias a la civilidad de los queretanos de la Avenida Ezequiel Montes, el asunto no trascendió. Así son los queretanos, pacíficos y respetuosos de la ley. En aquella ocasión hacían uso del derecho humano de la protesta pacífica, de la garantía de disentir de los actos de la autoridad. En cambio fueron recibidos a golpes por la autoridad ¿Y qué autoridad? ¡Los inspectores!

Por eso los policías municipales que ahí se encontraba, en ese lugar –Avenida de Ezequiel Montes- y en esos momentos, prefirieron no intervenir; eran sus compañeros de trabajo los que golpeaban, al menos, a uno de los manifestantes.

Nunca imaginaron que el golpeado, Arturo Rueda, además de ser ampliamente conocido y reconocido como una persona tranquila, honesta y de bien, es respetable por su trayectoria personal y profesional; por lo tanto había que atender satisfactoriamente la denuncia que presentó.

El acto deleznable de golpear a un ciudadano indefenso, fue la “gota que derramó el vaso”, de ahí que el presidente municipal haya decidido prescindir de los servicios del jefe de los golpeadores, Jefe de Inspectores. Esa acción fue un ejemplo claro de cuál era el comportamiento del grupo de golpeadores institucionalizados del municipio de Querétaro; eso no lo debe tolerar Marcos Aguilar Vega, menos en tiempos preelectorales para Querétaro.

Fue bienvenida la respuesta del Presidente Municipal, al haber tomado una medida tajante al despedir a los violentos, esos no deben tener acceso n ningún lugar. Otra acción rápida fue la identificación y vinculación a proceso de los golpeadores por parte de la Fiscalía General, todo gracias a la denuncia penal presentada por el afectado.

Hasta ahí las cosas bien ¿Y el origen del conflicto? ¿La inconformidad de los comerciantes y vecinos de Ezequiel Montes? De eso no se sabe nada.

Seguramente la autoridad se saldrá con la suya y a pesar de todas las obras se ejecutarán. Una buena solución, si bien la Avenida ya requería mantenimiento, sería que se autorizaran las modificaciones que proponen los afectados hasta ahora, a fin de no hacer “arreglos que desarreglan”, complicando el tránsito vehicular y afectando la movilidad tanto de vecinos como de los miles de usuarios que hacen uso de esa importante Avenida. Están muy a tiempo de un buen arreglo.

Héctor Parra Rodríguez

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario