Pillos y simpáticos

|




 Yarrington_Zedillo

Un amigo me comentó que había conocido a Yarrington en una gira presidencial. Le pregunté si no había detectado en su personalidad algo que le hubiera dado una pista de era un ratero de siete suelas. Me respondió. “Durante todo el tiempo mantuvo una actitud calmada y serena, nada parecía alterarlo, lo que no pasó desapercibido para el Presidente Zedillo quien le preguntó que si en su Estado no había problemas. Con su mismo tono apagado Yarrington le respondió: “Durante mi gobierno me he percatado que existen dos problemas: chiquitos y grandes. Los chiquitos los resuelven los presidentes municipales y los grandes los resuelve Usted, Señor Presidente”. A lo que Zedillo le preguntó: “Entonces, ¿Usted qué hace gobernador?”. Yarrington le respondió: “Yo me encargo en clasificar los problemas”. Todos se atacaron de risa”. En fin, no todos los simpáticos son pillos, lo que no hay duda es que todos los pillos son simpáticos.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario