Peña Nieto entre el desenfado y la esquizofrenia

|




grito_de_independencia_2016_epn
Con un desenfadado: “La candidatura de Meade no funcionó”, Peña Nieto califica una designación que obviamente es de su responsabilidad. En una declaración esquizofrénica y cínica, la derrota se la atribuye: “Al ejercicio de gobierno y a un clima antisistémico en el mundo”. Meade era, creo yo, el mejor candidato, honesto, con experiencia, buena imagen pública y privada pero le fue imposible superar el descrédito del PRI y del Presidente. El gran tema de las elecciones fue la lucha contra la corrupción, Meade, en un acto de martirologio político que por supuesto el Presidente, por lo declarado, no le agradece en lo más mínimo, no pudo hacer el deslinde con el Ejecutivo ni los actos de corrupción del sexenio. No sólo eso, el Presidente le puso el equipo de campaña y las candidaturas a los otros cargos de elección popular. Para justificar sus desafíos a los electores decía: “Yo sé ganar elecciones”. Peña Nieto no ganó ni en Atlacomulco.









Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario