PEDERASTAS EN LA USEBEQ

|




De acuerdo a la investigación realizada por Radio UAQ, se han documentado seis casos de abuso sexual cometidos por servidores públicos, pertenecientes a la Unidad de Servicios para la Educación Básica en el Estado de Querétaro (Usebeq), entre los que se encuentran supervisores, directores y profesores. Los hechos ocurrieron en escuelas públicas de comunidades indígenas pertenecientes a los municipios de Amealco, Cadereyta y Tolimán.

El hecho más reciente ocurrió en 2014, en tanto que los anteriores están ubicados cronológicamente en los años de 1995, 1994, 1985 y 1981. Cinco de los profesores involucrados pertenecen o pertenecieron al subsistema de Educación Indígena, en tanto que el otro estuvo o está en una secundaria técnica, de acuerdo a la información y a los documentos a los que este reportero tuvo acceso.

De los seis casos, sólo dos llegaron a los juzgados, en tanto que los restantes permanecieron únicamente en al ámbito de las autoridades escolares y las delegaciones municipales. En ninguno de los casos fue reparado el daño causado a las víctimas.

El director Florencio

En mayo de 2014, un grupo de padres de familia de la primaria bilingüe español-ñañho “Francisco I. Madero”, ubicada en El Soyatal, comunidad perteneciente a la delegación municipal de Vizarrón, Cadereyta de Montes, denunciaron que el director de la escuela, Florencio C. Vistha Pérez, abusó de dos alumnas de cuarto año de primaria, a quienes introdujo sus manos en las pantaletas, les tocó sus órganos genitales y violó sexualmente a una de ellas.

Cuando los padres de las menores encararon al director de la escuela, éste, cínicamente contestó que él “era muy cariñoso (con las niñas), que las abrazaba porque las quería mucho”.

A raíz del caso de las dos niñas, los habitantes de El Soyatal se enteraron que Florencio C. Visthá Pérez, había abusado de otras alumnas que en aquel momento cursaban la secundaria o trabajaban. En un primer momento los padres de familia acudieron con el supervisor de la zona escolar quien les dijo que no podía cambiar de plantel al director y que el Sindicato Nacional de Trabajadores del Estado tampoco lo permitía.

Un mes después de la denuncia, las autoridades de la Usebeq informaron que el profesor Florencio C. Visthá Pérez había sido separado de su cargo y su caso estaba en investigación en la dirección jurídica y el órgano de interno de control.

El profesor Marcelino

El 30 de febrero de 1995, las autoridades delegacionales de Santiago Mexquititlán, dirigieron el oficio número 095 al profesor José Tito Morales León, Jefe del Departamento de Educación Indígena de Querétaro, en el que denuncian que el profesor Marcelino de la Cruz Rivera, adscrito a la escuela primaria “Belisario Domínguez”, de Barrio Segundo, había violado y amenazado a una menor de edad, quien, como consecuencia del delito, dio a luz a un niño.

Ante esta situación, el profesor Marcelino fue citado durante dos ocasiones por el delegado municipal de Santiago Mexquititlán sin que se presentara “el fin era para tomar acuerdos con los ofendidos como les había prometido en días pasados en donde el profr. (sic) se comprometía a registrar y dar una pensión al niño y apoyar económicamente los gastos de maternidad de Isabel, pero hasta la fecha no ha recibido nada así como el profr. (sic) se había comprometido”.

Como ningún funcionario hizo caso a la denuncia de los habitantes de Santiago Mexquititlán, también enviaron un oficio al entonces titular de la Usebeq, profesor Francisco Mendoza Negrete, quien tampoco tomó cartas en el asunto.

Después, el 1 de marzo de 1996 y el 9 de octubre de 1996, los habitantes ñañho de Santiago Mexquititlán, Amealco, dirigieron sendos oficios al entonces gobernador de Querétaro, Enrique Burgos García, exponiendo la violación de la menor de edad a manos del profesor Marcelino de la Cruz Rivera y también le piden: “… se finquen responsabilidades al Profr. (sic) Francisco Mendoza Negrete, Coordinador de U.S.E.B.E.Q. juicio y castigo penal por no tener capacidad de solucionar los problemas mencionados”.

Nunca obtuvieron respuesta del mandatario.

El profesor Víctor

Cuando Genaro tenía 14 años de edad fue abusado sexualmente por el profesor Víctor, de quien la familia de la víctima nunca supo los apellidos, en un suceso ocurrido en 1994, en la Secundaria Técnica No. 5 “Alfredo V. Bonfil”, perteneciente a la Usebeq. Así lo refiere consternada la señora Ricarda quien pertenece a la etnia ñañho u otomí, oriunda del municipio de Tolimán.

De acuerdo a la madre de Genaro, hace 25 años que no sólo su hijo sufrió la agresión, sino que desde aquel momento toda su familia ha vivido las consecuencias. Aunque el entonces menor de edad, no les dijo a sus padres del abuso del profesor, quien al parecer impartía la materia de química, los primeros síntomas que mostró fueron los de aislarse de la familia y de sus amigos.

Algunos años después, sus papás se enteraron de lo que le había sucedido a su hijo, cuando éste, en cierto día le confió a uno de sus antiguos condiscípulos, que el maestro Víctor lo había violado, contándole entre lágrimas que era el profesor al que más admiraba y estimaba.

La señora Ricarda menciona que a partir de aquel momento ella y su esposo fueron a la escuela secundaria, para denunciar lo que el profesor le había hecho a su hijo, sin embargo, las autoridades escolares no le hicieron caso y ella y su familia tampoco acudieron ante las autoridades ministeriales para denunciar al depredador. Meses después volvieron a la secundaria pero les informaron que el profesor había sido transferido a la ciudad de Querétaro, lugar del que, al parecer, algunos años antes había sido enviado a Tolimán, debido a que había abusado de otro menor.

Los años pasaron y la agresividad de Genaro se incrementó a tal grado que golpeaba a sus propios padres y empezó a vagar sin rumbo por las carreteras y poblados, quedándose en donde lo sorprendía la noche. Hace 6 años que Genaro fue diagnosticado de esquizofrenia severa e internado en la Casa Hogar San Charbel de la ciudad de Querétaro, en la que sus padres pagan 6 mil pesos mensuales.

El profesor Jacinto

En un oficio, sin número, dirigido al profesor Francisco Mendoza Negrete, Coordinador General de la Usebeq, fechado el 6 de julio de 1998, el supervisor de la Zona Escolar 203 de Educación Indígena, situada en la localidad de Vizarrón, en el municipio de Cadereyta de Montes, reporta los casos de los profesores Jacinto Librado Cruz Ascensión y Víctor García García.

De Jacinto Librado Cruz Ascensión, quien era Secretario de Trabajo y Conflictos en la Delegación Sindical D-I-77, señala que fue encarcelado en 1985 por el delito de estupro (delito sexual que se produce cuando una persona, generalmente mayor de edad, mantiene relaciones sexuales con una persona adolescente que consiente la relación), en contra de una menor de edad de la comunidad de La Veracruz, perteneciente a la delegación La Esperanza, Cadereyta.

De acuerdo a la causa penal 404/85, a Jacinto Librado Cruz Ascensión se le impuso una pena de tres años de prisión, sin embargo, le fue concedido el beneficio de la condena condicional “si deposita a satisfacción de este juzgado la cantidad de $ 70,000.00 pesos en efectivo”, razón por la que quedó libre al pagar la cantidad impuesta por el juez Arturo González de Cosío Frías, juez primero de primera instancia penal del Distrito Judicial del Centro.

El profesor, quien en aquel año reportó ingresos quincenales por 25 mil pesos, desembolsó menos de dos meses de su sueldo quedando en libertad y sin ninguna obligación para la manutención del hijo de la menor de edad.

El profesor Víctor

El supervisor también hizo del conocimiento de Mendoza Negrete, titular de la Usebeq, que el profesor Víctor García García, fue cambiado en 1995 de la región de Amealco a la de Tolimán, por “habérsele encontrado acciones indecorosas al mantener relaciones sexuales con una mujer dentro de las instalaciones escolares. Y en la comunidad en la que actualmente se encuentra adscrito abusó de una joven exalumna y, la gente de la comunidad no quiere denunciar por temor a represalias”, abunda el documento.

El supervisor Ambrosio

En 1981, por violar a una profesora, recién incorporada al subsistema de Educación Indígena de Tolimán, fue detenido y encarcelado durante ocho meses, el supervisor y profesor Ambrosio Moreno Gómez, sin embargo, fue reinstalado en su área de trabajo al obtener la libertad bajo fianza. Debido a la violación, la profesora dio a luz a un niño.

La solución

¿Cuál ha sido la actuación de las autoridades de la Usebeq ante los seis casos de abuso sexual en contra de los alumnos menores de edad? Hasta donde tenemos conocimiento, las autoridades educativas no denuncian ante los ministerios públicos a los pederastas, más bien los protegen al cambiarlos de zona escolar, por lo que se advierte que el patrón es el mismo que sigue la Iglesia católica, institución que, en los casos de los sacerdotes pederastas, los reubica de parroquia.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

2 Comentarios en “ PEDERASTAS EN LA USEBEQ”

  1. Edmundo González Llaca dice:

    Agustín, te felicito por esta importante denuncia. Cuenta conmigo y con nuestro blog para todo tipo de difusión y apoyo contra estos abusadores.

  2. Agustín Escobar dice:

    Edmundo, muchas gracias por tus palabras.
    Si a estos hijos de su mal dormir no los alcanza la justicia, por lo menos que nuestro blog los difunda.

Envía tu comentario