Pastelería

|




quinceanera-pastel_fiesta

Domingo. Pastelería. Se me antojó un pastelito. Entré y vi al papá, supongo, trabajando en un pedido que había que enviar. Un cliente prángana quiere una rebanada de pastel. El papá pide a su hijo que lo atienda. Y el niño feliz, atento, profesional, unos 9 años, atiende gustoso al cliente de 20 pesos. ¿Quiere que le ponga este pedazo que sobra? Bueno, gracias. Los tres quedamos muy contentos. Salí y me fui caminando pensando en el niño y en un cuento desgarrador de Carver, “Parece una tontería”. ¿Lo conocen? Desgarrador. Un pequeño accidente. Como en el cuento de Fonseca, su segunda crónica de sucesos, otro niño, una bicicleta en el suelo. Desgarrador.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario