¿Para qué y para quién?

|




POR Ignacio Loyola Vera

Un día mi padre, don Rodolfo Loyola Borja (1927-2010), nos hizo estas dos preguntas a mis hermanos y a mí. Antes de emprender un nuevo negocio o tomar una decisión importante en sus vidas hay que preguntarse: ¿para qué y para quién? Parecieran preguntas simples pero no lo son. Incluso, podemos utilizarlas para hacer un ejercicio sobre decisiones ya tomadas y, en muchos casos sino es que en todos, nos daremos cuenta qué valioso hubiese sido cuestionarnos esto antes de tomar cierto camino.

Mi padre falleció hace 16 meses y, aunque está muy presente todos los días, nos hace mucha falta tanto a mi familia como a mí; es por esto, que al no poder consultarlo, me remito a sus enseñanzas y consejos.

¿Para qué?, lo que voy a hacer realmente será bueno, tendrá posibilidades de éxito, realmente sé y es lo que quiero o sólo lo hago para evadir una responsabilidad o por lucimiento. Sin duda es una pregunta muy amplia, pero ahí está su importancia, antes de decidir debo analizar con toda mi capacidad, ¿para qué?

¿Para quién? La segunda pregunta es tal vez más compleja, pues ya toma en cuenta el efecto de mi decisión. Deja ver con toda claridad que principalmente se refiere, conociendo su generosidad y su forma de pensar, a los demás. No incluye solamente al que toma la decisión, sino a quienes lo rodean; es decir, si mi decisión es buena sólo para mí, es una mala elección. Siempre hay que pensar en los otros.

En las dos preguntas queda muy claro que el objetivo no es el dinero, ni tampoco el poder, nunca fueron prioridades. Para mí encierran generosidad y planeación de vida y, sobretodo, fortalecimiento familiar, para qué hacer algo que a nadie interesa o que el día de mañana no haya quién lo quiera continuar y más que un beneficio se convierta en un problema.

Creo que la gran enseñanza es pensar primero en la familia, después en mi comunidad, en mi municipio, en mi Estado y finalmente en mi país, así como círculos concéntricos, como las ondas que forma el agua al impacto de una piedra, lo que yo haga no podrá ser bueno para mi país, si no es bueno para mi familia, ni para mi comunidad, municipio o Estado. Como dice el clásico, hay que empezar por el principio y el origen de toda sociedad es la familia, de ella surgen los nuevos ciudadanos, la renovación, es ahí donde debemos concentrar nuestros esfuerzos, de la familia depende el futuro de México, más ahora que se encuentra agobiada por la falta de oportunidades de trabajo, de estudio y de libertades, situación sin duda pasajera que deberá enfrentarse con coraje y resolución.

Aceptar que debemos poner nuestra parte en la participación social, ayudar en la medida de nuestras posibilidades a los que menos tienen, renovar nuestra esperanza y ajustar nuestras metas. En tiempos difíciles hay que vivir más hacia dentro de la familia y más hacia fuera en la solidaridad y participación.

Sin duda que el combate a la delincuencia tiene claro para qué y para quién. Lo he dicho en otros momentos, el Gobierno no puede solo, requiere a la sociedad comprometida, necesita familias sólidas y fuertes que aporten nueva sangre y vigor al México postrado por nuestra indiferencia.

Atisbo

El lugar donde nacen los niños y mueren los hombres, donde la libertad y el amor florecen, no es una oficina ni un comercio ni una fábrica. Ahí veo yo la importancia de la familia.

Gilbert Keith Chesterton (1874-1936) Escritor británico.

Gobernador de Querétaro 1997-2003 ignacio.loyolavera@gmail.com

Twitter @iloyolavera

Publicado en El Sol de México el día 25 de julio de 2011.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

3 Comentarios en “ ¿Para qué y para quién?”

  1. victor aguirre b. dice:

    felicidades, ing. muy buen articulo, ojala muchos lo tomaramos en cuenta ante una disyuntiva.
    saludos

  2. LAURA ESTHER LIRA dice:

    CADA UNO TENEMOS UNA IMAGEN PROPIA DE LO QUE CREEMOS SER,EXISTE OTRA IMAGEN DE LO QUE LOS DEMAS VEN EN NOSOTROS,Y EN SU CASO PARTICULAR YA LO CONOCIMOS COMO GOBERNADOR Y HOMBRE PUBLICO ASI QUE A ESTAS ALTURAS,CON RESPETO LE DIGO DICE LA BIBLIA :”POR SUS FRUTOS LOS CONOCEREIS” O LOS DICHOS POPULARES “OBRAS SON AMORES Y NO BUENAS RAZONES”, “LOS HECHOS CUENTAN MAS QUE MIL PALABRAS

  3. Julio Figueroa dice:

    EJERCICIO

    Estimado Inge. ILV. Caso BMW. ¿Para qué? Para no olvidar y sí recordar contra el silencio y la impunidad del poder. ¿Para quién? Para que persista en la memoria colectiva ciudadana. ATENTAMENTE. jf. qRO. qRO. 3-viii-2011.

Envía tu comentario