PALABRA DE LECTOR. CARTA A PROCESO

|





SEÑOR DIRECTOR ENTRANTE Y SALIENTE

Bajo el puente de PROCESO / Cambio de dirección / Adiós a Rafael Rodríguez y bienvenida a Jorge Carrasco

Señor director:

Bajo el puente de Proceso pasan el goce y la pena, la vida lenta y el tiempo veloz, y las aguas siguen pasando, como en “El puente de Mirabeau” de Apollinaire.
Puntuales palabras de Rafael Rodríguez Castañeda en la hora de su adiós y retiro de la dirección del semanario. Sin flores muertas ni golpes de pecho inútiles. La síntesis precisa de las vicisitudes vividas en sus veintitantos años al frente de la revista y el recuento de sus muertos cercanos y entrañables. Los sexenios difíciles de Fox, Calderón, Peña y no menos el de Obrador. Qué bueno que Proceso “no se porte bien” con el actual presidente de México y el poder político en turno. Es otra su función.
El ejercicio de la libertad de expresión política, cultural y crítica no puede ni debe plegarse a los mandatos del poder, sin renunciar al servicio del interés público; al contrario, le toca hacer público lo que es público desde su propia perspectiva y a sociedad abierta.
Creo que es bueno el balance de Rodríguez Castañeda y me parece muy bien su entrega de la estafeta a una nueva generación.
Adelante estimado Jorge Carrasco, el reto es suyo junto con su equipo de trabajo, nuevo y antiguo, de Proceso. La mejor de las suertes en sus empeños de “continuidad y renovación”, trascender y mejorar lo hecho.
Cuando se ha vivido lo que se ha vivido, en una larga y ardua travesía, se sabe que es verdad lo que decía el viejo pescador de Hemingway:
–Un hombre puede ser derrotado, pero no destruido.
Un sueño se acaba y sigue la vida bajo el puente del semanario:
–Estaré tan cerca de ustedes, como ustedes lo quieran. / Nos volveremos a encontrar.
Gracias.
¡Solidaridad crítica y democrática con Sergio Aguayo Quezada! La libertad de disentir frente al bozal del poder.

Atentamente,
Julio Figueroa.
Qro. Qro., Col. Presidentes, febrero 2020.
juliofime@hotmail.com / cel. 442-205-04-04.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario