Oración por México

|




1
Como Él no es como los otros, como Él es puro y bueno, como Él es un águila y una serpiente en el nopal, como Él ya es historia, mito y leyenda… Él sí puede tener encuentros, tratos y pactos con los diablos y malvados, y seguir siendo el mismo de siempre: puro y virgen. Él es Él. Con Él comienza el mundo, con Él acaba. Es el Adán de la política nacional. Es el indiscutible patriarca del sexenio. El nuevo transformador y fundador del México 2020, y por los siglos de los siglos que siguen. Es el peleador y el benefactor. El santo del Bien contra los demonios del Mal. Gracias por todos los favores recibidos, sin merecerlos. Amén.

2
Poner todo en el enemigo identificado (el neoliberalismo, el comunismo, el imperialismo yanqui, la revolución socialista… el PRIAN, AMLO… los protestantes, los católicos, los judíos, los musulmanes, los blancos, los negros…), parece que nos justifica y nos exime de nuestras propias faltas, y nos hace los buenos. El enemigo identificado es el cordero del diablo que se lleva todas las faltas, habidas y por haber. Pero no es así. Somos o podemos ser tan malvados y diabólicos como esos otros que señalamos, pero con menos poder, sin poder.

3
Ojo por ojo, diente por diente, cuerpo por cuerpo, alma por alma, tortura por tortura, venganza por venganza, cerdo por cerdo… Y así acabamos, en nombre del Bien, reproduciendo todo el Mal que condenamos. Repartiendo el maná envenenado rumbo a la Tierra Prometida y la sociedad perfecta.

Q, 1-VII-2020.

–Voto de silencio. Pies descalzos. Solo en casa. Nadie con quién hablar. Perder el sonido de la propia voz. El timbre de voz de los otros. Todo sucede en mi cabeza, que no es el mundo, sólo mi mundo. Democracia descalza.

NOTAS de JULIO 2020

1
–Ningún presidente en la historia de México ha sido tan atacado como Andrés Manuel López Obrador, cuestionado y vilipendiado desde que era jefe de gobierno de la ciudad de México, entonces Distrito Federal, 2000-2005.
–Ningún presidente como AMLO tan peleonero y hablador desde el poder, día tras día, dividiendo al país en blanco y negro, ellos los buenos y los otros los malos. ¿Qué dirán la historia y la literatura?

2
Madero, hombre rico, quien encabezó una revolución, quiso ser democrático y lo mataron.
Obrador, hombre de pueblo, quien llegó al poder por la democracia, quiere hacer una revolución…

3
Casi todos los hombres del poder ven la realidad que quieren ver, no la realidad que otros ven. Pocos se atreven a ver las cosas que contradicen sus ideas y sus datos.

4
Frente al crimen organizado del narco que disputa y quiere todo el poder en libertad, ¿cómo convocar y logar un pacto de unidad de Estado entre todos los poderes federales y estatales, los partidos políticos, los empresarios y la sociedad abierta en su conjunto con los ciudadanos de todos los colores y bandos? ¡¿Es posible en estos tiempos tan polarizados desde el poder presidencial?! Calderón y Peña no podían convocar a este pacto de unidad. Fox pudo hacerlo y no lo hizo. Obrador puede hacerlo y no lo hace, al contrario, divide más y más al país. Su soberbia es más grande que su humildad.

5
No desbocarse. Ni revolución ni democracia. Nada. Más tiempo perdido, más energía social desperdiciada y más problemas acumulados. Puede ser el saldo. Querer hacer tanto y acabar haciendo nada. Democracia descalza y revolución de abrazos y mentadas.

6
Obrador, el presidente más mediático en la historia de México.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario