Olimpiadas

|




Siento como que las luces de bengala de los juegos olímpicos no terminan de apagarse en mi cabeza. Se me agolpan las imágenes y no sé realmente de qué escribir. Han sido días alucinantes. Increíble observar como cada cuatro años se supera la fuerza, la velocidad y se rompen todas las marcas; impresionantes todas las formas de expresión del cuerpo. Y pensar que este despliegue de la potencia física de los humanos no es nada ante las posibilidades infinitas de la mente.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario