Obras maestras, seres imperfectos

|




estilo_de_escribir

No pocas de las grandes obras y hazañas de la humanidad: literarias, artísticas, históricas, científicas, políticas, religiosas, deportivas… fueron hechas por personas, hombres y mujeres, semejantes a nosotros: es decir, con su puño de defectos, prejuicios, tonterías, problemas, faltas y contradicciones. La mujer que por hacer su carrera renunció a los hijos o cambió de marido; el hombre infiel y libertino; el monstruo en la vida cotidiana; el crítico que creyó en los dictadores; el artista que sucumbió a los magnates; el mentiroso, el invertido, el ególatra, el que cambió de bando, el vendido, el borracho, el drogo, el criminal…

No absuelvo de antemano a nadie pero tampoco los condeno de un modo absoluto.

Las faltas de los otros pueden ser las nuestras.

Salvo que nosotros no hemos hecho lo que han hecho los otros.

Obras maestras, seres imperfectos.

No es fácil estar a la altura de nuestras mejores obras.

Somos seres humanos y las tentaciones de la carne, el dinero, la vanidad, la política, la divinidad… son muchas.

No se trata de cerrar los ojos o desviar la mirada; tampoco somos los jueces, guardianes, verdugos y santos implacables de la buena conducta intachable.

En alguna parte lo dice José Emilio Pacheco:

–Lo más asombroso de esas obras maestras es que fueron hechas por personas semejantes a nosotros, con su fardo de defectos y problemas.

–En algún sitio ya prepararon tu condena. No hay salida que no dé a la deshonra o al patíbulo: tienes los sueños demasiado claros, te hace falta una filosofía fuerte. (Octavio, “Un poeta”).

Grandes bolas de fuego:

–Un verdadero artista no es un ser ejemplar: es un ser fiel a sus visiones.

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Un Comentario en “ Obras maestras, seres imperfectos”

  1. Julio Figueroa dice:

    Obras maestras,
    Monstruos imperfectos…
    J.
    Q.
    Nov. 2017.

Envía tu comentario