Nueva versión del tapado y del destape

|




jose_antonio_meade

Ya tenemos al “tapado”,
Lo “destapó” el PRESIDENTE,
Estaba muy vislumbrado,
Lo veía toda la gente,
Tal vez será derrotado,
El cambio ya es inminente.

El “TAPADO” ha sido una de las características básicas de nuestro sistema político y ha significado que dado que el Presidente de la República escoge y selecciona a su sucesor, antes de darlo a conocer públicamente, lo protege, lo oculta, lo “tapa”, para evitar que lo vayan a vulnerar o debilitar y le compliquen la nominación.

En todas las postulaciones anteriores, en las que el PRI tenía una mayoría abrumadora, los candidatos a la Presidencia de la República por ese Partido, surgieron de un pequeño grupo de políticos distinguidos, mismo que previamente eran mencionados por los “enterados” como posibles para ser elegidos por “EL SEÑOR”.

El Presidente de la República disfrutaba seguramente de esos momentos previos a la selección del “BUENO”, mandaba señales ya fueran de apoyo o de reprobación para cada uno de ellos, con las que la clase política utilizaba toda su capacidad de análisis para subirlos y bajarlos en la escala de posibilidades, siempre tratando de adivinar el resultado final, pero sin atreverse a apoyar abiertamente a ninguno de ellos, ya que un error podría significar el fin de su carrera política. Los más hábiles, practicaban “la visita de las siete casas”, o sea, visitaban a cada uno de los probables y les decían que contaran con su apoyo, lo que no dejaba de representar un riesgo, pero también una gran oportunidad de conseguir buenas posiciones o negocios, una vez que uno de ellos fuera elegido. En una cierta fecha, que solo “EL SEÑOR” sabía, pero que era después del quinto informe de gobierno, el líder de uno de los sectores del partido, siguiendo instrucciones, sin decirlo, acudía a la casa del elegido para decirle que después de múltiples análisis habían llegado a la conclusión de que la persona que el país necesitaba para seguir avanzando era él, lo que fue conocido como “DESTAPE”, ya que agregaban que querían pedirle que aceptara ser el candidato de su Partido. Minutos después se sumaban los demás sectores del Partido y a partir de ahí no había nadie que se atreviera hablar mal de ese personaje, se convertía en un “SALVADOR”, inteligente, preparado, honesto, con amplia experiencia, visionario, con amor a la patria, estadista y mil calificativos más. Así sucedió con Alemán, Ruiz Cortines, Díaz Ordaz, Echeverría, López Portillo, De la Madrid, Salinas de Gortari, Colosio y Zedillo.

Un caso distinto fue el de Adolfo López Mateos en noviembre de 1957, ya que él, no estaba dentro de los favoritos, los “enterados” lo ubicaban en un lejano séptimo lugar y su designación constituyó, esa sí, una verdadera sorpresa, por lo que se decía que el Presidente lo había tenido “bien tapado” y a partir de ahí se acuño ese término.

El sistema del “tapado”, ha sido, para muchos, muy benéfico, ya que permitió la unidad y la disciplina en el partido hegemónico, con lo que contribuyó a la estabilidad política, pero yo considero que ha sido nefasto para nuestro país, ya que un solo hombre ha decidido, sintiéndose representante de millones de mexicanos, sin importarle que si cometía un error, como muchas veces fue el caso, su error era pagado por todo el país, por millones de personas que habían sido ajenas a tal decisión, siguiendo un proceso totalmente anti democrático, mismo que no ha sido totalmente erradicado.

En muchas ocasiones nos tocó ver cómo el sucesor rompía con su antecesor, generalmente por necesidad política, señalando que había heredado un cúmulo de problemas, culpando a su antiguo jefe, y que él, si sabía cómo resolverlos.

El caso reciente de selección del candidato del PRI, en el que dicen los medios que “destaparon” a José Antonio Meade, es distinto a los anteriores por las siguientes razones:

1.- El PRI era hegemónico y al “destapar” a su candidato, la gente sabía que ese, sería el siguiente Presidente de la República. Ahora, hay gran diversidad de fuerzas políticas, el PRI no goza de buena fama y el Presidente actual tiene el nivel de popularidad más bajo que se recuerde, lo que no asegura, ni con mucho, que este “destapado” vaya a ser el próximo Presidente de la República.

2.- Este “tapado” no estuvo tan “tapado”, lo pusieron demasiado a la vista, realmente el verdadero “destape” fue el 9 de agosto pasado, cuando el PRI modificó sus estatutos: quitó el candado de los 10 años de militancia para tener acceso a puestos de elección popular y por primera vez en su historia, el aspirante presidencial de ese Partido un simpatizante, no miembro del mismo, todo lo cual iba, según expertos, con dedicatoria a MEADE.

3.- “El destape” no lo hizo un líder de alguno de los sectores del Partido visitándolo en su domicilio, sino el Secretario de Hacienda mediante un discurso plagado de elogios hacia él y después por el propio Presidente de la República al hacer, hace unos días, cambios en su gabinete, deseándole a MEADE suerte en su proyecto personal y horas después, ya virtualmente “destapado”, fue él quien se dirigió a las sedes de los sectores para informarles su intención de registrarse como candidato y para recibir su apoyo.

4.- El “tapado” siempre fue un miembro distinguido del PRI y ahora, parece ser que no hay ningún priista con merecimientos y tuvieron que recurrir a “MEADE”, al que presumen como honesto y eficiente y sobre todo porque no pertenece a ese Partido, que no tiene casa blanca ni casita en Malinalco, aunque poco a poco le pueden ir sacando sus trapitos al sol, la estrategia del PRI es clara, está en tercer lugar en las encuestas para el 2018, pero aprovechando que MEADE estuvo también en el gabinete de Calderón y es bien visto por muchos panistas y grupos conservadores, piensan que con ese candidato puede pasar al segundo lugar, pues aparte propiciarán la división del voto entre los demás posibles competidores y desde ahí, utilizando la organización del Partido, su voto duro, sus mañas y los múltiples recursos de los que puede echar mano, legítimos o ilegítimos, adicionados con una guerra sucia muy bien orquestada contra el puntero, puedan lograr un triunfo que ahora parece imposible. ¿Usted qué opina?

memo_casa@yahoo.com

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario