Nueva Ley Electoral Ciudadana

|




 voto_urna_elecciones_2015_queretaro
2015-2018 / México-Querétaro / ELECCIONES 2015

Las elecciones son necesarias para elegir a nuestros gobernantes democráticamente y transmitir el poder pacíficamente. ¿De qué otro modo podríamos hacerlo sin revoluciones ni dictaduras? Bien. Una sola pregunta a los sociólogos José Woldenberg y Efraín Mendoza. Yendo a votar, llegado el caso, ¿cómo decir no me gusta ningún candidato, no creo en ningún partido, este sistema político electoral está muy amañado, privatizado y lejano?

Quiero votar pero no voto por esto.

Creo en el proceso electoral pero este proceso electoral está agotado. Por las razones que sean. ¿Cómo decir esto legalmente con consecuencias críticas legales democráticas?

Yo no quiero boicotear las elecciones, esto somos, no me gusta, ¿cómo puedo decirlo y cómo puedo tratar de cambiarlo, señores Woldenberg y Mendoza?

Gracias por su atención crítica. ¿Desvarío?

C. Julio Figueroa, pasante muy pasado de sociología.

El sistema mexicano de partidos políticos hace agua porque hay demasiados partidos que no dicen nada y no representan a la sociedad abierta y múltiple.

La rueda electoral está oxidada porque sólo gira del lado de los partidos.

Los ciudadanos en el estadio electoral sólo gritamos, guardamos silencio, aplaudimos y chiflamos, votamos o no votamos o anulamos nuestro voto, sin consecuencias críticas democráticas.

Esto debe cambiar.

Para que las elecciones sean válidas, legales y legítimas, representativas, es necesario que los votos efectivos sumen como mínimo el 51 por ciento del padrón electoral, ya sea nacional o local.

Si del padrón electoral no acuden y/o son anulados, por las razones que sean, el 51 por ciento o más de los votantes, las elecciones no son legítimas ni legales, no valen. No son representativas.

La razón es clara: porque la mayoría no cree y/o no participa en el sistema político electoral.

Se declara crisis institucional electoral política.

Y la salida será… un pedo a la n potencia.

Las reglas electorales de ahora en adelante también las establecemos los ciudadanos, no sólo los partidos políticos en los que millones de ciudadanos no creemos.

Si el conjunto de los partidos políticos no atraen al 51 por ciento del electorado total, son ellos los que no existen o están en vías de desaparecer o simplemente no representan a la sociedad abierta.

Son puros intereses privados disfrazados de públicos.

–Cuentan los votos y también los no votos.

Primera Ley Electoral Ciudadana. Habrá más: Revocación de mandato. Referéndum. Candidaturas ciudadanas independientes más reales y posibles. Equidad real en la competencia. Etc.

Escrita está esta Nueva Ley Electoral Ciudadana. Hágase pública. Acátese y cúmplase en el proceso electoral de 2018.

–Atentamente les pedimos a los ciudadanos ex consejeros electorales José Woldenberg (México) y Efraín Mendoza (Querétaro), si están de acuerdo, que instrumentalicen en todo el país esta Ley Electoral Ciudadana y la echen a andar política y jurídicamente. ¿Es posible? Gracias.

–Y desde ahora los nombramos nuestros primeros representantes ciudadanos en la mesa de discusión de la próxima reforma política electoral 2018. ¿Aceptan?

–Cuentan los votos y valen las palabras, pero también cuentan los no votos (ausentes, en blanco y anulados), y crecen los actos ciudadanos racionales, críticos y democráticos.

–Ciudadanos Unidos en rebelión democrática en contra del gastado y amañado sistema político electoral que, disfrazado de democrático, ha privatizado los intereses públicos.

–Como dice el señor Z: Vivimos una posdemocracia. Las formas parecen de la democracia, pero las decisiones importantes las toman otros, en lo oscurito. / También sugiere el señor Z que los partidos y los candidatos sean financiados, mayoritariamente, por las firmas comerciales que los apoyan (como a los deportistas y equipos), y no sólo por el erario público.

Ciudadanos Unidos con Derechos y Deberes

(Por la transcripción: Julio Figueroa / juliofime@hotmail.com).

Querétaro, Qro., viernes 5 de junio 2015.

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario