Nervios por guerra de encuestas

|




 las-encuestas-de-salida-daban-ventaja-a-pp-calzada-y-pancho-dominguez

¿Qué es una encuesta? La encuesta es una técnica de recogida de datos mediante la aplicación de un cuestionario a una muestra de individuos. A través de las encuestas se pueden conocer las opiniones, las actitudes y los comportamientos de los ciudadanos. En una encuesta se realizan una serie de preguntas sobre uno o varios temas a una muestra de personas seleccionadas siguiendo una serie de reglas científicas que hacen que esa muestra sea, en su conjunto, representativa de la población general de la que procede.

Ahora bien ¿Para qué se utilizan las encuestas? Las encuestas pueden utilizarse para lograr diferentes objetivos. Las empresas las usan para conocer si un producto gusta más o menos que otro a los consumidores. Los gobiernos y las instituciones públicas recurren a las encuestas para saber cuáles son las preferencias, las evaluaciones o los problemas de la sociedad y poder así tomar decisiones o diseñar políticas públicas ajustadas a dichas prioridades.

Los investigadores en Ciencias Sociales utilizan las encuestas para conocer las opiniones de la sociedad y cómo cambian a lo largo del tiempo. De tal suerte que hoy días las encuestas son muy socorridas por los partidos políticos para la toma de decisiones, para saber las preferencias electorales; y al efecto surgieron empresas que lucran en tiempos electorales, de ahí que la autoridad electoral federal tuvo la necesidad de regular a estas empresas, algunas de las cuales manipulaban datos al antojo del político o partido político para difundir información falsa.

De tal suerte que las reglas sobre encuestas y sondeos de opinión también fueron motivo de modificaciones en la reforma político-electoral de 2014. El cambio central de la nueva normatividad en materia de regulación de encuestas electorales establece que los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE) ejercerán funciones en materia de regulación de encuestas, con base en los lineamientos y criterios generales de carácter científico que emita el Instituto Nacional Electoral (INE). Es decir, con la reforma, la regulación en materia de encuestas electorales y sondeos de opinión adquirió un alcance nacional. Había necesidad de poner orden.

El 22 de octubre el Consejo General del INE aprobó el Acuerdo INE/CG220/2014, mediante el cual emitió los Lineamientos y criterios generales de carácter científico que norman tanto las funciones del INE, como las que los OPLE deben desarrollar para la regulación encuestas y sondeos de opinión que tengan como objeto dar a conocer preferencias electorales.

La regulación en materia de encuestas electorales en México inició en 1993, cuando se incluyó en el viejo Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE) la obligación de entregar al entonces Instituto Federal Electoral (IFE) el estudio que respaldara los resultados de encuestas sobre preferencias electorales que hubiesen sido publicados. Más tarde, en 1996, se incluyó en el COFIPE la disposición para que toda persona física o moral que pretendiera llevar a cabo y publicar encuestas por muestreo sobre preferencias electorales adoptara criterios de carácter científico para su realización, los cuales serían aprobados por el Consejo General. Con la reforma de 2008, se agregó la obligación de consultar al gremio de la demoscopia, a los especialistas en la materia, sobre la definición de los criterios científicos, que debía y a la fecha debe aprobar el máximo órgano de dirección de la autoridad electoral.

Así las cosas, los resultados de las encuestas en Querétaro, crispan los nervios y dividen voluntades; si favorece el porcentaje, las aplauden, si es contrario al interés, las critican y los grupos de simpatizantes en las redes sociales las ponderan positivamente o las destrozan. Lo cierto que ninguna encuesta es tan cierta y válida como aquella que se arroja el día de la jornada electoral. No hay más.

Héctor Parra Rodríguez | 30 de mayo de 2015

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario