Mordedura

|




Julio_Figueroa
La siento por dentro todos los días.Me invade un sentimiento de inferioridad, de inseguridad, de pequeñez.

La mordedura es cabrona.

Cuando veo a los otros, todo lo que hacen me asombra; y lo mío no me gusta.
Voy trotando como un perro… con hambre, con sed, sin casa, sin tener a dónde ir.
¿A quién ladrar de gusto o morder de rabia?
Me siento fuera del mundo dentro del mundo.
(…)Paso en limpio un papel arrugado que encontré en la calle.
Luego supe que se ahorcó.
Me estremece el pataleo de los pies, sin un zapato.
Tobilleras blancas.
(…)
Tal vez alguna vez nos cruzamos sin vernos.

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario