Mireles

|




 Todos somos autodefensas_Mireles

El mediodía del jueves 19 de abril estuvo en el Cerro de las Campanas el doctor José Manuel Mireles Valverde. Ante una amplia concurrencia reunida en la explanada del Centro Universitario, presentó su libro Todos somos autodefensas. El despertar de un pueblo dormido, editado por Grijalbo. 400 páginas con la crónica de este fenómeno que es uno de los síntomas más fangosos del desorden institucional que vive el país.

Mireles es un hombre que simboliza la resistencia armada de la Tierra Caliente en el estado de Michoacán; emergió hace cinco años como figura de interés, incluso internacional, cuando tomó las armas en Tepalcatepec para enfrentar los abusos y extorsiones de los Caballeros Templarios, que actuaban –claro– en complicidad con las autoridades locales. Su testimonio personal, y por su voz el de un movimiento de alcance nacional, es conmovedor y con capacidad de estremecer la razón.

Su visita convocó a movimientos sociales locales, y fue significativo ver con Mireles a Sergio Jerónimo Sánchez, Rubén Díaz Orozco, Estela Hernández, hija de Jacinta Francisco Marcial, y Brenda Rangel, que encarnan luchas, años de cárcel y mucho dolor, y que encarnan batallas que son pasos relevantes hacia un objetivo común: que la dignidad se haga costumbre.

Vale la pena no olvidar que en 2013, junto con decenas de personas, el médico egresado de la Universidad Nicolaíta, convertido en líder del Consejo General de Autodefensas y Guardias Comunitarias, fue acusado de portar fusiles de uso exclusivo de la Armada y el Ejército Federal. Detenido por los mismos que lo armaron, fue arrojado a cárceles federales de Sonora y Nayarit, donde pasó casi tres años. Aunque continúa bajo proceso, en unas semanas cumplirá un año en libertad. Su libertad, por cierto, fue gracias a la acuciosidad jurídica del abogado Ignacio Mendoza, subprocurador de Justicia de Michoacán en los gobiernos de Leonel Godoy y Lázaro Cárdenas Batel.

El doctor Mireles y su movimiento tienen ganado un capítulo de la historia michoacana y una página en la historia nacional. Es un activista convencido de que en las actuales circunstancias, la única posibilidad para los mexicanos es hacer valer un principio constitucional condensado en el artículo 39. El artículo 39 es uno de los más breves de la Constitución, y dice así: La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno.

Es un auténtico poema, y debería estar inscrito en todas las esquinas del país. Para hacerlo valer, por supuesto, y cheranizar al país, por ejemplo.

Ciudad de Querétaro, abril 19, 2018

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario