Marcos Aguilar ¡Por fin! se fue

|




Marcos Aguilar

Marcos Aguilar escribe y se despide de su cargo de Presidente Municipal haciendo un panegírico de su actuación, aplaudiéndose rabiosamente a sí mismo. Con un desenfado francamente cínico afirma: “Hemos apostado como nunca por el arte, la cultura y la conservación de nuestro patrimonio histórico”. Su apuesta por el arte se reflejó poniendo en Los Arcos unas esculturas opacas de muy dudoso valor estético y, como para convencernos de su belleza, las dejó un año. Las jardineras de los camellones estuvieron despanzurradas y con piedras regadas. Así trató el símbolo de Querétaro. Bautizó como “Querétaro Landia” a un parque recreativo infantil, nombre extranjero, naco, discriminador, clasista, inauténtico, elitista. Marcos Aguilar siempre puso la carreta delante de los caballos, Él hacía lo que se le daba la gana y escuchaba a los ciudadanos, siempre y cuando estuvieran de acuerdo con sus acciones. Acabó en el descredito total.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario