Lupa Q / Cápsulas UAQ / Vistas 117 “ Guerra de clases de luz”

|




La peor guerra de clases de luz se ha instalado entre nosotros en las redes sociales de México; entre las clases medias habladoras e ilustradas, sabihondas y mitoteras, argüenderas y críticas, bien y mal intencionadas.

A favor y en contra de AMLO, a favor y en contra de Poniatowska, a favor y en contra de Krauze, a favor y en contra de Jalife, a favor y en contra de las manifestaciones y protestas democráticas, a favor y en contra del poder moreno en turno, a favor y en contra de esto y aquello.

La vida palpita en estos cachitos de luz y en otras partes.

Digo la peor porque veo más insultos y descalificaciones que ideas y argumentos, en general, es la guerra, ¿qué esperabas? Pero también hay reflexiones y datos valiosos. ¿Cómo encontrar y separar las pepitas de oro del lodo y el fango?

Todo nos toca y nos hiere. Hay que contenerse y atreverse.

Es la Edad Luz que nos impulsa y nos arrastra. La primera lucha es interna, entre decir algo y guardarse todo. Entre el estreñimiento y la diarrea. La ostra y la piedra, el aguacero verbal y el río hondo.

Las benditas redes sociales son igualmente diabólicas.

–Los mexicanos somos los mismos hoy sin nosotros… // en estas tierras llenas de luz, piedras, polvo y sangre.

–Los mexicanos somos distintos hoy con los otros… // fuereños, forasteros, provincianos, güeros, morenos, azules, negros, fifís, chairos, culeros, nuevos ricos, viejos pobres, rojos, arribistas y oportunistas…

–Los mexicanos somos extraños hoy en nuestra tierra… // ¿Qué país hemos hecho? ¿Qué extraño país es éste? ¿Esto es México?

¿En qué tiempo económico, cultural, político y social vivimos? ¿En qué Edad Luz peleamos unos con otros? ¿Peste o crítica? ¿El capitalismo productivo o especulativo? ¿La libertad individual o el totalitarismo de Estado? ¿El Estado privilegiado o justiciero? ¿Nuevo régimen o viejo régimen? ¿Qué acaba y qué empieza? ¿En qué tránsito estamos?

Es muy fácil golpear al contrario con un golpe de luz virtual y ser aplaudido por todos. Reírnos de su caricatura. Más difícil es desmontar la estructura del contrario y levantar otro edificio de ideas, saberes, hechos y conocimientos, que suponemos mejor.

La confrontación parece inevitable y necesaria. ¿La elevamos o la degradamos? Difícil es reconocer y enfrentar al contrario real. Valorar los aciertos del otro y reconocer nuestras faltas. A izquierdas y derechas.

El tiempo vuela y la velocidad de la luz sólo da tiempo para unos segundos y unas cuantas palabras. Un clic y se esfuma todo.

¿Qué quedará de esta luz en la realidad real? La historia del fracaso, tal vez. Danza con Lobos, los días de lucha y los días de luz en comunión.

Pelear contra nuestra propia sangre y abrazar la sangre enemiga.

La ley y la conciencia. El saber y la ideología. La creencia y la duda. La realidad del mal y del bien. Los dioses y sus terribles faltas.

“Crímenes y pecados”. La enseñanza de Woody Allen a su sobrina, al salir del cine y mientras esperan un taxi:

–No escuches lo que dicen tus maestros. No prestes mucha atención a sus lecciones. Sólo mira cómo son en realidad. Así sabrás cómo es la vida verdadera. (Llena de contradicciones y faltas). Ahí veo un taxi.

–Si elegir es equivocarse, dice el poeta, somos la suma de nuestras elecciones y preferencias, dice el cineasta.

El mundo gira y es pura luz en la oscuridad.

Por fortuna la rueda de la vida en la Tierra sigue siendo multicolor y no sólo en blanco y negro.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Un Comentario en “ Lupa Q / Cápsulas UAQ / Vistas 117 “ Guerra de clases de luz””

  1. Enrique Guerrero Rivera dice:

    Es muy reflexiva su comunicación acerca de lo que actualmente estamos viviendo con éste cambio de régimen en donde adivinan pérdidas de privilegios ancestrales dedicados a empresarios, y a la oligarquía que se enriquece día a día a base de componendas con los otrora gobiernos, y eso nos ha dividido desde los tiempos de Porfirio Díaz así que ésta división solo ha salido a flote con AMLO que ha dicho, más no ha hecho; lo que queremos que suceda para sentirnos gobernados y representados en el gobierno. Es evidente la ausencia de ideas y la falta de argumentos sólidos de ambas partes y se han privilegiado los insultos y calificativos y así no habrá tranquilidad en el cambio.

Envía tu comentario