Los sistemáticos inconformes con el sistema

|




 javier_duarte_gobernador

En unos cuantos días de diferencia, detienen a dos de los delincuentes “más buscados” por el gobierno mexicano y de paso uno de ellos por el norteamericano. Tomás Yarringtón y Javier Duarte, pertenecientes a la “casta” de los gobernantes. Por supuesto que son buenas noticias tanto para la procuración como la impartición de la justicia. Sin embargo a los “sistemáticos inconformes con el sistema” no les gustó. La crítica vana y vacía de de los inconformes, se basa en que: “las autoridades aprovecharon el puente vacacional para distraer; que solo por cuestiones político-electorales los detuvieron; etcétera”. La “chairiza” se volcó en las redes sociales con ferocidad. Incluso los “memes” no pudieron faltar haciendo mofa de las detenciones y por supuesto incriminando a todos los priistas por ser iguales.

Estos sí –los chairos- que están en campaña y le atizan al desprestigio antes que al análisis y la reflexión con objetividad sobre cualquier acción –buena o mala- de las autoridades que conforman el sistema. Trátese de todos los que cobran y son activos del sistema político mexicano, desde los Morenos, naranjas, azules, amarillos, verdes, rojos, turquesas, incoloros -como dijera el exgobernador-, tricolores; todos pues. Pero los pseudo-buenos se autoexcluyen; “los críticos no resisten la crítica”.

Total que, en lo particular si bien hemos criticado los contubernios de algunas autoridades que han permitido la fuga de los delincuentes; también habrá que reconocer que, al menos, intentan cumplir con su responsabilidad. Y es que, ni todos son “santos, ni todos son diablos”. Unos son responsables por acción y otros por omisión, a fin de cuentas es lo mismo. La impunidad debe ser vencida.

El primero fue detenido en Italia. Allá vivía con otro nombre, utilizando identidad falsa. Esos actos delatan responsabilidad, buscan pasar de incógnitos. La huida y después el cambio de identidad, acciones inequívocas de cualquier delincuente. Tomás Yarringtón, exgobernador de Tamaulipas, a quien se le acusa también de haber formado parte de la delincuencia organizada durante su mandato –aunque su acción solo fuese de omisión-. Por eso lo reclama la justicia norteamericana.

Lo curioso respecto de este sujeto, que no hay orden de extradición. Aunque sí se había girado la ficha roja a la Interpol, para su detención. La Policía italiana ya le seguía los pasos, fue a causa de documentos falsos por lo cual fue detenido. Vivía tranquilamente -¿Cómo podía hacerlo?- en un pueblecito de nombre Calabria, aunque otros aseguran que era Paola, Italia. Sin mayores lujos, pero con documentación falsa. Algunos lo relacionan con el italiano que fue detenido en México hace pocos días, Giulio Perrone, perteneciente a la mafia italiana; aprendido precisamente en Tamaulipas.

Ahora veremos si los italianos entregan a Yarrington a los EUA o a México, ambos países lo reclaman por varis delitos, entre otros relacionados con narcotráfico. El festín de la detención aun no terminaba, cuando el sábado pasado detienen a otro exgobernador profugo de la justicia mexicana, aquel que dijo que se separaba del cargo antes de que concluyera su mandato, para enfrentar a la justicia y para atender las acusaciones en contra del gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares; el mes y días de “prorroga” que pidió lo hizo para fugarse con la complicidad del gobernador interino que hasta helicóptero le prestó para huir de México.

Seis meses después de que huyó Javier Duarte, es detenido en el vecino país de Guatemala, quien ya preparaba su huida a otra parte. Pidió licencia para separarse del cargo el 12 de octubre del 2016 y le fue autorizada el mismo día que se fue para desaparecer. Las autoridades tardaron tiempo en armar los expedientes en su contra, por eso tardó la petición de la orden de aprehensión y posteriormente la ficha roja a Interpol; policías de la Interpol ayer custodiaron al detenido. Por cierto fue la PGR, por medio de twiter, quien primero difundió en un boletín de prensa sobe la detención del “presunto” delincuente más buscado. Quedan pendientes las detenciones de otros exgobernadores que deberán enfrentar a la justicia mexicana.

Así fue como la PGR dijo que Duarte fue detenido en el municipio de Panajachel, departamento de Sololá, quien es requerido por la justicia mexicana, lo acusa por su probable responsabilidad en la comisión de varios los delitos, entre ellos delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Por ello, de acuerdo a la tramitología jurídica, Javier Duarte de Ochoa deberá ser presentado en audiencia ante la autoridad judicial guatemalteca, quien le informará que se encuentra retenido con fines de extradición a petición del gobierno de México.

De acuerdo a tratados internacionales aplicables, México solicitó la colaboración de la Fiscalía General de la República de Guatemala; Allá realizaron el operativo para la captura de Duarte en conjunto con la Policía Nacional Civil, por conducto de su división de policía internacional y la Interpol en Guatemala. Conforme a la solicitud de detención provisional presentada por el gobierno de México al de la República de Guatemala, el Juez Primero de Primera Instancia Penal de Guatemala acordó en audiencia privada la orden de detención provisional con fines de extradición, la cual fue ejecutada el sábado pasado.

Claro que no podía faltar el oportunismo político de la clase política. El gobernador de Veracruz, dijo en conferencia de prensa ayer domingo, que él se comprometió a que Duarte sería detenido y ahora está en la cárcel. Ricardo Anaya, por su parte dijo que no permitirán que haya simulación en el caso de Duarte; que debe revelar los nombres de todos y cada uno de sus cómplices y quiénes le ayudaron a huir.

Y Andrés Manuel, que no podía faltar, dijo que “solo es simulación el combate a la corrupción el caso de Duarte”. “Que el pueblo no se conforma con “chivos expiatorios”; el pueblo quiere la caída del “Prian”. A lo que Yunes le respondió “¡Poca vergüenza! Lo que tiene que hacer López Obrador para desquitar el dinero que le dio Duarte”.

Y las redes sociales se llenaron de toda clase de comentarios, diatribas y más, dadas las pugnas políticas que en ellas enfrentan los “gladiadores” llamados: “bots, chairos, huevos, troles, anarquistas, así como aficionados, hartados, molestos y enfrentados ciudadanos”. Y no podían faltar los oportunistas políticos que viven de eso y aspiran a acceder o a conservar el poder político y económico del país; sobre todo los que andan en plena campaña electoral desde hace años ¡Usted ya los conoce! Dice el dicho popular: “A río revuelto, ganancia de pescadores” Pero ¿Qué pescadores obtendrán más peces? La incógnita está aun sin respuesta.

Héctor Parra Rodríguez

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario