Los errores y las palabras

|




 estilo_de_escribir

Hay escritores que sirven para todo, aparte de escribir. Otros sólo sirven para escribir, bien o mal. Antes yo podía hacer muchas cosas, y las hice, y no escribí ningún libro. Puras hojas sueltas. Ya no hay tiempo de más. Por eso trato de meter todo en cada hoja. Apenas puedo empalabrar breves hojas sueltas, lo hago todos los días, es mi sustento diario.

El hilo de las palabras es muy delgado; si toca y enlaza dos o más espíritus se hace irrompible. Perdura en el fondo del tráfago del mundo. Allí están las cartas de Octavio y el diario de Jaime.

Palabrear no es hablar por hablar ni escribir por escribir; es el sustento de la vida en comunidad. Con sus naturales silencios y malentendidos.

He cometido varios errores y los sigo cometiendo. El último… Creo que moriré en el error. Errores visibles a la luz del día. No hay que buscar en el cuarto oscuro. Sabrán comprender, espero.

No son los errores de las palabras sino los errores de la vida.

¿Qué puedo hacer?

No soy parte de la plaga emocional.

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario