Los equilibrios

|




 obrador_queretaro_2018

POR Augusto Isla

Los comicios presidenciales de 2018 están prácticamente resueltos en favor de Andrés Manuel López Obrador. Aunadas al triunfo del tabasqueño, las altas olas de Morena parecen devastar el territorio electoral. Todo apunta a que el “movimiento más grande del mundo” como lo llama el megalómano líder, obtendrá la mayoría en el congreso.

De ser así, AMLO cumplirá el sueño de su alma tatuada por el viejo PRI, anhelante de un presidencialismo todopoderoso. Nada conveniente para una democracia que exige pluralidad, para una república bien anclada en la división de poder. Autoritarismo e intolerancia asoman en el cielo político de México.

De ahí el llamado de Enrique Krauze a un voto cauteloso, que ponga un dique al poder unipersonal, fuente de desgracia para los pueblos. A esa voz prudente, AMLO respondió desde el templete, que le sienta, perfecto a su simplicidad propuesta, calificándolo mal: como un ‘intelectual orgánico del conservadurismo’. Así tal cual. Como si las multitudes que le escuchaban, entendieran lo que esas palabras podrían significar. Nada de eso anida en el historiador: Krauze es un liberal. Su discurso solo nos previene: entregar nuestra voluntad toda a una persona será causa de nuestra ruina. Y en eso coincide con otras conciencias lúcidas: Roger Bartra, Javier Sicilia, Jesús Silva- Herzog Marques… ¡Cuidado Señor López Obrador. El antiintelectualismo ha sido el regocijo de los fascistas!

Todo indica que AMLO y sus seguidores le darán la espalda a estos mexicanos inteligentes. Con unas cuantas palabras, elementales como, él que hemos oído gritar con esa vocecilla chillona y presumida. AMLO ha atrapado ya a sus adeptos. Habrá que reconocerlo: AMLO aprendió a conmover a las masas, supo agitar sus emociones: las de una ciudadanía hundida en la ignorancia, en la incapacidad de analizar tanta ligereza, eco de su deficiencia intelectual. Lo que no han logrado Meade con su saber, ni Anaya con su retórica desafiante.

Es una pena. Nuestra democracia está rota. Al menos por unos años, AMLO impondrá su voluntad sin equilibrio alguno, sin la oposición que modera el poder. El PAN está desgarrado. El PRI agoniza. El PRD es como una especie en extinción. La esperanza no es MORENA. Tal vez lo sea, en el largo plazo, la madurez ciudadana.

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Un Comentario en “ Los equilibrios”

  1. Ofelia Tirado Martínez dice:

    A querétaro le gusta sufrir. Incapaces los habitantes de estas tierras arriesgarse a un cambio verdadero, prefieren votar por los tracaleros de siempre. Ignoro porqué. Será que aún añoran al imperio fallido de Maximiliano. Ud. llama a López Obrador: megalomano, deficiente intelectual y otras “muy originales” lindezas, supongo producto de su abultado curriculum intelectual. Para la inmensa mayoría en este país la idea del cambio se orientó efectivamente gracias a que AMLO supo acercarse a los olvidados de siempre, pero también a los verdaderos intelectuales, porque si hablamos de gentuza como Krauze y otros chayoteados similares, estaremos hablando de sátrapas ilustrados. En fin, supongo que el 2 de julio Ud. como los habitantes del distrito 5 electoral de Querétaro amanecieron con una -no por esperada- menos dolorosa cruda electoral (no hay crudas buenas, sólo malas o peores)Por cierto, el distrito 5 fue el único que ganó el “queretano”…del estado de México… Ricardo Anaya, si, ese que debido a esa mitomanía que lo ha marcado de por vida, ha pasado de ser “chico maravilla”…al “chico marranilla”

Envía tu comentario