Los ciudadanos

|




 Marcos Aguilar
Ciudadanos / Marcos Q bendito

Si no podemos cambiar nuestras relaciones con los políticos y los partidos, cambiemos nuestras relaciones con los otros ciudadanos y con nosotros mismos.

Los ciudadanos en general también somos muy ignorantes y egoístas, y quizá giramos demasiado en torno a nuestros propios problemas, chiquitos y grandes, demasiado en torno a nuestros satisfactores del yo-yo, y pocas veces sabemos o nos preocupamos por los problemas de los demás, y se esfuman las palabras solidaridad y fraternidad en nuestro trato común con nuestros semejantes próximos y lejanos. ¿Exagero? ¿Me equivoco?

Algunos decimos detestar a los políticos y sin embargo giramos mucho en torno a ellos. Yo por ejemplo. Más ahora en sus putas campañas sonrientes.

Otros viven flotando en la sociedad como si lo que sucede en su entorno les fuera ajeno; ellos son un mundo aparte.

Veamos con ojos atentos a quienes nos rodean. ¿Quiénes son, qué hacen, cómo viven? ¿Qué podemos hacer por ellos? ¿Qué pueden hacer por nosotros? ¿Qué sucede en la mundo abierta por donde transitamos todos los días del año?

Esta es “La vida sencilla” del poeta: –Tocar la mano de un desconocido / en un día de piedra y agonía / y que esa mano tenga la firmeza / que no tuvo la mano del amigo.

Olvidemos por un instante los intereses oscuros de la cúpula del poder y palpemos la vida tal como es en la sociedad, la calle, la casa, el trabajo, la escuela, la familia, en nuestras relaciones personales.

Veamos los pedos y las alegrías que suceden entre nosotros.

El engranaje de arriba del poder y la rueda social del sistema de abajo.

No se trata de ignorar y dejar de vigilar y cuestionar a nuestros políticos, se trata de vernos a nosotros mismos entre nosotros en primer lugar.

Las mentadas hacia el cielo no siembran ni fertilizan la tierra.

Si entramos en el tiempo de los políticos y sus putas campañas mágicas en vísperas electorales, entremos también al tiempo ciudadano recobrando nuestro tiempo personal: túyoélnosotros en el mundo.

No se trata de dar la espalda a la política, se trata de hacer y ver la política cotidiana que hacemos entre nosotros.

¿Abajo y en medio somos igual o peores que los de arriba pero sin el poder político, económico y mediático? No pocas veces los ciudadanos somos igualmente detestables, poco solidarios, indiferentes, culeros y ajenos a nuestros semejantes.

Y sin embargo vivimos y convivimos entre ciudadanos semejantes y distintos, no entre políticos profesionales.

El mundo está lleno de manchas y las manchas nos cubren a todos, incluyendo a los dioses de la tierra.

Claro que es importante la Ley de Seguridad. ¿Y la relación fraterna con los vecinos, diferencias aparte?

Esto no es un regaño. Es una llamada de atención.

¿Los ciudadanos somos mejores en la vida diaria que los políticos amorosos en campaña?

& & & & &

¿UN BUEN AÑO?
Marcos Aguilar nos recuerda, una vez más, todo lo bueno que ha hecho por nosotros los ciudadanos del municipio de Querétaro, y, con el alma en la mano, nos desea la mejor de las navidades de este buen año y agradece nuestro esfuerzo sumado al suyo. Escribe Marcos Aguilar:

–Hoy, independientemente de la postura política o social que tengamos, nadie puede negar que hay avance claro y sustancial en (la) ruta trazada.
–Consolidamos un gobierno humano, sensible y con alma.
–Mostramos una nueva cara de la gobernanza a través de la mayor participación ciudadana en asuntos de gobierno…
–Este 2017 ha sido, sin duda alguna, un gran año para Querétaro.
–A nueve meses de concluir la administración municipal, rendimos cuentas a los queretanos, a quienes podemos ver a los ojos y decir de frente que hemos hecho el mejor esfuerzo posible por contar con un municipio amigable, habitable, ordenado, vigilado, con gobierno eficiente y listo para ser un territorio moderno y capaz de asumir los retos del futuro inmediato.

Este ciudadano palabrero acota:
–Gran esfuerzo, muy amigable, muy habitable, muy ordenado, muy vigilado, muy eficiente, muy moderno… Gracias. Sus palabras son hechos, oro molido, votos para el primero de julio de 2018. Gracias, feliz año viejo, pese a todo todavía estamos vivos, el próximo, sepa la bola… El primero de julio tendrá usted la calificación ciudadana.

Remata Marcos Aguilar:
–No detendremos nuestra actividad…
–Va mi agradecimiento sincero para todos los ciudadanos que han sumado su esfuerzo para hacer de Querétaro una gran ciudad.
–A todas y todos los queretanos les deseo la mejor de las navidades y que el año próximo venga plagado de dicha y de grandes logros.
–Que Dios los bendiga y los colme de bendiciones.

(Marcos Aguilar, “Un buen año”, El Universal Q, 18-XII-2017, p. 12).

Liga: http://www.eluniversalqueretaro.mx/content/un-buen-ano

Palabrero ciudadano:
–¿Los ciudadanos somos mejores en la vida diaria que los políticos benditos en navidad?

Pito Pérez:
–¡Pobrecito del Diablo, qué lástima le tengo, porque no he oído jamás una palabra de compasión o de cariño para él!
–¡Pobres de los pobres! Yo les aconsejo que respeten siempre la ley, y que la cumplan, pero que se orinen en sus representantes.

Qro. Qro., México,
juliofime@hotmail.com / www.dialogoqueretano.com.mx

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario