Los candidatos. Relaciones peligrosas

|




Ricardo Anaya

El tema fundamental de las campañas presidenciales ha sido la lucha contra la corrupción y los tres han propuesto combatirla con toda vehemencia. Hemos destacado la poca credibilidad que tienen sus compromisos. Entre otras razones por el equipo de colaboradores y por los candidatos que impulsan en sus listas. Una gran cantidad de personajes oscuros y truculentos. No son un “dream team” sino un grupo de pesadilla para la honestidad. Al escuchar sus nombres los laicos salen corriendo y nosotros, los mochos queretanos, nos persignamos, volvemos la cara al cielo y decimos: “Cuídanos de ellos santas ánimas del purgatorio”. No sé si Ricardo Anaya lavó dinero, lo que sí estoy seguro es que al ponerle a una fundación el nombre de: “Por más humanismo” tenía como propósito la compra de inmuebles, actuó con hipocresía. De acuerdo con la definición de mi maestro Campillo: “Hipócrita, quien tiene cara de lunes con intenciones de sábado en la noche”.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario