López Obrador y su vocación por la derrota

|




 Lopez-Obrador_es cuestion de dignidad_2012

Algo le pasa a López Obrador que cuando va ganando en las preferencias electorales se mete unos autogoles capaces de echar a perder el marcador más favorable. El “cállate chachalaca” le quitaba votos por minutos y él lo repetía de una manera compulsiva. Ahora ya cubrió de apodos a Meade, y añade dos metidas de pata: la propuesta de declarar la amnistía a los narcos, además de juntar a su proyecto a simpatizantes de dudosa reputación como Salgado Macedonio y Lino Korrodi. Esta inclinación a ponerse piedras en el camino ya casi es motivo de psicoanálisis ¿En realidad quiere ganar? ¿Lo vence su vocación al martirologio y al victimismo? El decir “cállate chachalaca” y ahora “señoritingo” sin duda produce risas, aplausos y euforia en un mitin, pero él no va a gobernar para los relajientos asistentes a un mitin sino para todos los mexicanos. La amnistía no es congruente con la seriedad de su campaña. Ojalá que rectifique.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

2 Comentarios en “ López Obrador y su vocación por la derrota”

  1. Mtro. José Javier Ledesma dice:

    Dr. Edmundo González Llaca, una vez más coincido con usted, creo que Andrés Manuel López Obrador (AMLO), mucho carece de la principal virtud que debe tener el político según Aristoteles: la prudencia. No se si tenga asesores, pero de que los necesita no tengo la menor duda.
    A pesar de todo, AMLO, es frente a Meade (PRI), y Ricardo Anaya (PAN), el pre-candidato menos malo.
    Simpatizo personalmente con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien todo parece indicar se mantendrá disciplinado e institucional, luego, si hoy fueran las elecciones con mis serias reservas pero votaría por el tabasqueño.

  2. Edmundo Gonzalez Llaca dice:

    Mi estimado Javier, gracias por tu comentario, aprovecho para enviarte una definición de prudencia del reconocido como el Santo de los políticos, el gran San Tomás Moro.

    PRUDENCIA
    Conservar la memoria de las experiencias adquiridas, tener el sentido exacto de los fines, de la pronta atención a las coyunturas, la investigación racional y progresiva, la prevención de las contingencias futuras, la circunspección ante las oportunidades, la precaución ante las complejidades y el discernimiento ante las condiciones excepcionales.
    Santo Tomás Moro
    Un abrazo.

Envía tu comentario