López Obrador. Ooootra vez

|




 Lopez-Obrador_es cuestion de dignidad_2012

Me resulta difícil criticar a López Obrador por dos motivos. Primero, porque lo consideraba el candidato de la izquierda, después de sumar al partido más conservador de México, el PES, ya lo dudo. Segundo. Ha sido elogioso con mi persona como su maestro y manifiesta que es mi lector. Por estas razones y como agradecimiento, advertí que dejara esa inclinación al autogol; esa fascinación por boicotear su campaña. Hace unos días opté por callar cuando dijo que perdonará a Carlos Salinas, al capo de tutti capi. Ahora su pifia es mayor, pues no fue un arranque verbal sino por escrito. En un tuit se lanza contra Silva Herzog Márquez porque lo criticó y lo acusa de formar parte de la mafia del poder. El problema no es que responda sino que lo haga con calumnias. López Obrador parece no tener remedio y se asume como mesías intolerante: Quien no está conmigo, está contra mí. Espero que por esta crítica no me incluya también en la mafia del poder.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario