López Obrador. Nuestra diferencia

|




 lopez-obrador_1

En su intervención en el mitin de Plaza de Armas López Obrador me vuelve a citar y a reiterar su diferencia con una tesis que sostengo en mi libro sobre la corrupción. Como siempre le agradezco los elogios y lo respetuoso que ha sido al manifestar su desacuerdo. Independientemente de que gane o pierda, López Obrador ocupa ya un lugar en la historia política del país y reconozco su deferencia para subirme al ring, que no aprovecharé para montar una polémica, pues no es por tirarme al suelo, pero no soy de su calibre. ¿Cuál es la diferencia? López Obrador afirma que acabará con la corrupción en el país, yo afirmo que eso es imposible y que lo más que se puede aspirar es a perseguirla y mantenerla a raya. Por las siguientes razones. La maldad y el egoísmo son consustanciales a la pasta humana y en el ejercicio del poder se potencializan. Bien se dice, el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente. Luego le seguimos.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Un Comentario en “ López Obrador. Nuestra diferencia”

  1. Julio Figueroa dice:

    INTERROGACIÓN
    –Si el bien y el mal cohabitan en cada uno de nosotros, si Obrador llega a la Presidencia, ¿cómo acotar ciudadana y democráticamente el posible poder absoluto, con su carga de bien y mal absolutos, que podría encarnar en la realidad el poder ejecutivo en manos de AMLO?
    Es la preocupación legítima de algunos liberales como Enrique Krauze.
    Con mis saludos de luz crítica y falible.
    CCGM, 17 días después, 17-II-2018.

Envía tu comentario