Libros, libros

|




libros_fil_2016

“TODO HOMBRE, A SERLE POSIBLE, DEBE REUNIR ALGUNOS LIBROS BAJO SU TECHO; CUALQUIER OTRO LUJO HA DE SACRIFICARSE A ESTE”.- Channing.-

Inesperada invitación a visitar la Feria Internacional del Libro, en Guadalajara, a principios del pasado mes de diciembre del 2017, recibí por mis viejos amigos radiofónicos, Doña Tere Ortiz y Don Ricardo Chapa…los que me tentaron como tienta el diablo a cometer un pecadillo, sobre todo sabedores de mi innato apetito por conocer y leer muchos más libros de mi especial interés, aquellos referentes a la HISTORIA.

Dudé un poco en aceptar pues ya a mi casi longeva y larga edad no me lanzo, como cuando joven, a inesperados viajes, ni a la Cañada, sin haberlos planeado intensamente, como ahora es mi método , algo me hizo decidirme, pues ya desde varios años atrás, me nació el gusanillo de asistir a alguna de ellas…¡Total!, cerrando los ojos y como en un salto al vacío me dejé convencer, aportando de inmediato la correspondiente cuota del viaje y el costo de la entrada a la tan mencionada FIL.

Salimos en un día domingo, (3 de diciembre, 2017),a las seis de la madrugada, abordando enorme y folklórico autobús queretano de turismo, tocándome un cómodo asiento doble en la parte trasera del mismo, lugar que ocuparía al regreso mi estimada amiga Doña Elizabeth González, que ya se encontraba en Guadalajara, para poder asistir a una conferencia.

El viajecito duró sus buenas cinco horas y minutos, logrando encontrar un pequeño hueco entre el tráfago de unidades, que con el mismo fin de nosotros, en enormes camiones transportaban cientos de fanáticos de la lectura, bajando nos leyeron la cartilla: “no perderse, estar puntuales para la hora del regreso, etc.”…nos entregaron las entradas y de inmediato penetramos por enormes y coloridas puertas que adornaban la famosa FIL, no imaginando siquiera lo que nos íbamos a encontrar, enorme edificio, albergando cientos de las más diversas Editoriales, con miles de temas, y asistentes, entre las que destacaban hermosísimas criaturitas femeninas que con gracioso donaire andaluz, paseaban su hermosura por todos los rincones, después de cerrar la boca, por eso de las moscas, me puse a buscar algún local con el tema de mí ya comentado interés.

La suerte estuvo de mi parte, pues a pocos pasos de la entrada me topé con el local de la Editorial “LAS ANIMAS” de la merita capital de Veracruz, Xalapa de Henríquez y de la ciudad de Puebla, conteniendo decenas de bellos libros con los más disímbolos temas históricos, muy poco tratados por otras editoriales; por largas horas estuve revisándolos y escogiendo casi todos, pues no había uno solo que no rezumara torrentes de interés…así me apoderé de aquellos acerca del hijo del genial Morelos : Juan Nepomuceno Almonte, del General queretano: Tomás Mejía, de las Batallas de Puebla contra los Franceses, de Don Ignacio Zaragoza, de la Economía mexicana y los ferrocarriles, de la ilustre trilogía magisterial acerca de Don Ignacio Ramírez, el “Nigromante”, nuestro casi paisano, de Don Ignacio Manuel Altamirano y de Don Justo Sierra Méndez, del siglo XIX y de Don José Vasconcelos, Jaime Torres Bodet y Jesús Reyes Heroles de la primera mitad del siglo XX…uno muy raro acerca de las Constituciones de México y uno más raro aún acerca de la Batalla de Puebla del cinco de mayo de 1862, escrito por el Maestro Metodista Don Victoriano D. Baéz, eximio Director en la primera y segunda década del siglo XX del Colegio Metodista de Querétaro, cuyas autoridades le impusieran su nombre a la Biblioteca del mismo, conocido años más tarde como “Instituto Benjamín Noriega Velasco”.

Enorme y pesada caja fue la resultante, que con grandes trabajos pude introducir en el maletero del camión para nuestro regreso.- Más tarde les platicaré de mi enorme confusión y espanto por perderme en la tan famosa FIL de Guadalajara, buscando libros acerca de DINOSAURIOS, para mi fabuloso nieto Mario Isaac, que a sus cuatro años y medio, ocupan toda su imaginación e interés.

Les saluda y abraza su amigo de “Aquellos Tiempos”…Mario RE.-

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario