Letanía para esta hora

|




 violencia en mexico
Tiempos violentos.

Violencia estruendosa. Violencia en silencio. Todas las violencias. Violencia contemporánea, violencia ancestral. Violencia de la tierra y sus frágiles subsuelos, violencia de huracanes, violencia de volcanes. Violencia infinita. Violencia política. Violencia intrafamiliar. Violencia íntima.

La violencia, partera de la historia. La violencia, dolor de corazón.

Violencia del solitario capaz de descargar 40 fusiles contra la multitud que se divierte en el casino. Violencia planificada para degollar o lanzar un camión contra la multitud que hace turismo. Violencia de jefes de Estado que en nombre de la paz se amenazan con la guerra. Violencia institucionalizada, violencia callejera, violencia revolucionaria, violencia financiera.

Violencia que se alimenta de la ceguera de los ignorantes. Violencia de los que ofenden la inteligencia. Violencia de autistas y utopistas fletados en la limpieza de los dogmas que desdeñan las contradicciones del mundo. Violencia del que asalta para comer. Violencia del que, teniéndolo todo, asalta al que no tiene para beber. Violencia del que anhela imponer a otros su pureza y su castidad. Violencia del narcotráfico.

Violencia del tráfico de datos, violencia del tráfico carretero, violencia simultánea de todas las transmisiones en vivo. Violencia que destruye la convivencia, violencia del ruido de máquinas, violencia de mudos, sordos e impacientes. Violencia contra uno mismo.

¿Ir contra la violencia? ¿Apagar la violencia con más violencia? ¿Reconocer la violencia que habita en nosotros, rencor hacinado vuelto violencia intestina, violencia cardiaca? Violencia al nacer. Violencia al morir. Violencia todas las mañanas. Pensar la violencia. Entenderse con la violencia propia y la ajena. Nada contra la violencia, todo por la difícil convivencia.

Ciudad de Querétaro, octubre 5, 2017

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario