Lava ardiente

|




RLV-Desnudo

* Rodolfo Loyola Vera, Desnudo, Libros de Mano, México, 2016.

ENTRADA / DESNUDO

Buen prólogo de Eduardo Parra, dice cosas esenciales sobre el cuento y los textos breves de Rodolfo Loyola.

Tras el torrente de Francisco Caracheo, “¿Por qué leer estos cuentos?”, acierta en su sugerencia: leer despacio.

Yo leí los textos de atrás hacia delante y dando saltos y caminando por las calles de mi colonia y en el jardín de la Burócratas.

Una pregunta ardiente.

Cuando el escritor escribió: “Tengo que escribir…”, ¿escribió por puro gusto o por necesidad? El placer y la fatalidad son parte de la libertad. Frente al paso del tiempo y la muerte. Amén.

Prosas críticas 11

Lava enfriada

–Desnudo, un arrebato nuevo me posee… Tengo que escribir pero quiero que sea un texto apacible… Así podré curar mi convulsión y cuidar mis secretos.

–Certeza, el reloj de mi vida se paraliza; llegué, sin imaginarlo, a un punto del que no puedo retornar.

–Vuelo, iniciaste el vuelo; yo me quedé esperando, con las manos abiertas y vacías…

–La sabia había dejado de fluir por sus venas. Antes de caer en el marasmo de los que se han perdido, vagué sin bordón en busca de un oasis. Buscaba una fuente de luz, hasta que tropecé con una de las tantas piedras del camino y caí de bruces.

–El cielo brama anunciando un advenimiento. Abro los brazos y caigo de rodillas. Hoy florece de nuevo la esperanza.

–Blanco, este gusto por engullir letras para alimentarme de fantasías y saciarme de saberes; hasta que la hoja quedó completamente en blanco.

–Epifanía. La vida se alimenta de tiempo. Sé que en alguna hora, en algún lugar, con alguien o solo, enfrentaré la última certeza. Vestigios de vidas caldeadas por el tiempo. Elixir de placer, dolor y júbilo en armonía.

Son las palabras desnudas, en síntesis, de Rodolfo Loyola Vera.

Leí el libro caminando por las mañanas por las calles en donde vivo. Subrayé algunas frases. Hice algunos apuntes. Repasé y medité lo leído. Creo al autor un lector inteligente que hace una escritura inteligente. La frase es precisa y elástica. La mirada es oblicua. Apenas toca lo que quiere decir. Con la intensidad del concentrado. Unos rieles y una rosa le bastan para evocar la pesadilla de la historia y la luz de la vida. Un prostíbulo de niñas puede asemejar una iglesia pero sin dios de visita. Y un golpe es un golpe.

Bien pulidas sus piedras con las que edifica su casa de palabras. No son piedras preciosas pero despiden varias luces. Invocan el misterio en hechos y vidas simples. ¿Tienen fuego sus palabras? Sus palabras son piedras ardientes que el tiempo y la voluntad creadora han enfriado. Lava enfriada. ¿Es un acierto o un error, una elevación o una caída? No sé.

Sé que hay escritores impuros que nos arrebatan. Y hay escritores bien pulidos que nos dejan fríos. ¿De qué clase quiere ser el autor de su primer Desnudo (Libros de Mano, México, 2016)? En varios momentos de su lectura recordé las más ardientes páginas de ¿Águila o sol?, de un autor que se buscaba, y algunos relatos de Dublineses, un autor cerebral que abría caminos.

Más allá de la mitad del camino de la vida, veo en el ingeniero Rodolfo Loyola Vera el nacimiento de un escritor. Su camino literario apenas empieza con este puño de desnudos. Con lo que ha vivido de cerca y de lejos, si rompe amarras y se suelta… porque escribir no sólo es desnudarse; exponer es exponerse.

Termino interpelando al autor. Si la página escrita no es espejo del alma, ¿es espejo del mundo, del tiempo, de la luminosa vida frente a la oscura muerte, del mal dentro del bien, de qué? A estas alturas del partido, estimado Rodolfo, creo que no se trata de ser un espejo del camino ni de romper los espejos que bien o mal nos reflejan. Se trata de… No sé, registrar, crear e inventar la vida. La vida que cada día se nos escapa y nace todos los días.

juliofime@hotmail.com / www.dialogoqueretano.com.mx

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario