Las aduanas otra matriz de corrupción

|




filas-puentes_aduana

Hace algunos años, cuando regresaba de mi beca en Francia, fui a una agencia aduanal para enviar por barco mis libros y otras chucherías, la persona que iba delante de mí y que hacía lo mismo, pidió y le otorgaron un seguro contra robo. Al llegar mi turno solicité igual, cuando el empleado supo que era Veracruz, me llenó de vergüenza, pues gritó ante los asistentes que era de los puertos que no otorgaban seguro, por “voleurs”. En español, por rateros. Hace algunos años un agente honesto detuvo un embarque de gallos de pelea, pues no habían pagado el impuesto. Enviaron los gallos a la oficina aduanal, cuando cubierto el adeudo el dueño los fue a recoger, encontraron cubierto de huevos el lugar, los agentes los habían cambiado por gallinas. Ahora despiden a un funcionario por autorizar ilegalmente la importación de todo tipo de objetos. Desde Santa Anna las agencias aduanales y el contrabando han sido fuente de corrupción. El país parece no avanzar.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario