La simulación

|




Era previsible que de la “consulta” sobre el aeropuerto de Texcoco resultara ganadora la opción de Santa Lucía. Se trató de una simulación ajena a la democracia, aunque el tabasqueño, con su perversa visión de las palabras, así la haya calificado. Fue más bien una pregunta a sus adeptos: ¿cumplo lo prometido en mi campaña de cancelar ese proyecto aberrante?

Y las masas dijeron ‘sí’. Esto se colige de la comparación entre un proyecto en marcha y un garabato escrito en una servilleta por el ‘genial’ José María Riobóo, de la sobrerrepresentación del sur del país y de la Ciudad de México, territorios dominados por MORENA, de las preguntas sesgadas, de la burlona ‘votación’ doble o triple, de las urnas resguardadas sin control en la cueva del tabasqueño; consulta pues, dirigida a una minoría (1%
de la población) y, por ende muy distante de una democracia participativa que debería ser universal y transparente.
En este sentido no fue legal ni tampoco ilegal. Simplemente un ejercicio político que le confirió al tabasqueño la legitimidad de sus fobias contra la ‘mafia del poder’ por parte de sus huestes. Una excrecencia monstruosa de la desigualdad, la corrupción… consolidación de lo que ha sido el líder de MORENA: una personalidad anómica, diría Emile Durkheim, es decir, alguien descarriado capaz de derrumbar las normas; desde aquel grito, que me evoca la pintura de Munch, pasando por la toma de la avenida Reforma; del “Al diablo con las instituciones”, hasta el “Me canso ganso”, ahora a punto de alojarse en Palacio Nacional: lenguaje provocador y plebeyo del fraudulento personaje que tendrá que asumir las consecuencias de rescindir contratos multimillonarios, indemnizar a 46 mil trabajadores, debilitar la confianza en México.
Lamento todo esto, incluyendo la sordera frente a los dictámenes de expertos en aeronáutica, la falta de consideración con las familias que perderán sus ingresos, la ingenuidad de quienes acudieron a las urnas confiando en que tal vez “en una de éstas” habría respeto al esfuerzo de tanta gente, a las ventajas que ofrece un gran proyecto modernizador.
El tabasqueño ganador debe estar feliz. Su deseo se ha cumplido. Pero la descomposición del rostro de la democracia es una tragedia para México. Un síntoma de los tiempos venideros, que no son nada halagüeños.

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

2 Comentarios en “ La simulación”

  1. ¿DE LA DEMOCRACIA CAUTIVA A LA DEMOCRACIA TUTELADA?
    Letras chiquitas 2018-93 / Julio Figueroa

    AMLO ganó la presidencia de México con poco más de 30 millones de votos, y ahora su primera gran decisión de gobierno (parar la construcción del aeropuerto en Texcoco y echar a andar la opción de Santa Lucía) tiene menos de un millón de votantes.

    Nadie niega discutir públicamente los pros y los contras de las opciones de otro aeropuerto necesario para la ciudad de México.
    Se cuestiona la forma poco confiable y representativa de la consulta democrática poco democrática: con los dados morenos cargados.
    Si una consulta semejante la hubieran hecho Peña y el PRI o Calderón y el PAN, ¿sería aprobada o reprobada por nosotros y la sociedad abierta? Este es el punto. La democracia comienza en la forma y los medios usados y no sólo en los fines deseados.
    Si el nuevo gobierno electo de AMLO consideraba desde un principio que es mejor la opción de Santa Lucía que la de Texcoco para el aeropuerto internacional, tenía y tiene toda la autoridad legal y legítima para llevar a cabo su decisión y probar en la práctica los resultados.
    Tras la consulta popular, aprobada por menos de un millón de gentes de 89 millones de votantes y de 30 millones conquistados el primero de julio, ¿tiene ahora más credibilidad, legalidad y legitimidad?
    ¿Avanzamos o retrocedemos? ¿Primera consulta democrática? ¿Primer fraude y manipulación populista del nuevo poder? ¿Democracia social, tutelar o confiscada?
    Tiempo de hablar, tiempo de gritar, tiempo de protestar, tiempo de callar. Tiempo de preguntar y tiempo de responder. Tiempo de criticar al poder en turno:
    –No se trata de destruir al poder. Se trata de acotarlo, criticarlo, exhibirlo, llamarlo a cuentas.
    Al poder del Estado en manos del PRI, del PAN, de Morena, del gran capital nacional y trasnacional, de la iglesia, de los medios y de la masa en la Edad Luz… Acotarlos democráticamente, hasta donde sea posible.
    ¿O de qué democracia hablamos y qué democracia queremos?

    Q, martes 30-X-2018.
    http://www.dialogoqueretano.com.mx

  2. Enrique Guerrero Rivera dice:

    Me parece una visión tan sesgada como la misma consulta, primero es cierto que solo participó según los números, un 1 % de la población, así que solo falta decir que ni siquiera se han subido a un avión, y sería acertado, muy pocos de nosotros hemos viajado en avión, ya que la economía ciudadana en general, nos hace inalcanzable esa posibilidad ya que los sueldos no nos dan para ello.

    otro aspecto que manifiesta es la preocupación de indemnizar a los contratistas por rescisión de contrato, el cual no se dará ya que solo se hará cambio de lugar en donde continuaran haciendo obra, más nunca menciona Usted las consecuencias ECOLÓGICAS y el impacto ambiental de la enorme zona en donde viven seres humanos además de flora y fauna de aves migratorias que jamás se repondrían victimas del PROGRESO de unos cuantos pues los pobres solo recibirán SALARIOS mientras que los emPresarios enormes ganancias de SUELDOS.

Envía tu comentario