La queretaneidad y sus circunstancias

|




 INVITACION Y POSTER VII

“YO SOY YO Y MIS CIRCUNSTANCIAS”.-José Ortega y Gasset.-

Mi amigo Don Agustín Escobar Ledesma, en su semanal programa radiofónico, de cada viernes, “SUAVE PATRIA”, a través de las ondas de Radio Universidad, acaba de terminar uno de los más breves y pequeños de los que le he escuchado, a pesar de que su duración es de una hora, a los queretanos se nos hizo de tan solo de cinco minutos, ya que el tema tratado y los personajes invitados fueron de primera, ya que actuando de árbitro o réferi entre dos disímbolos y opuestos puntos de vista, los minutos se agotaron rápidamente… el tema: LA QUERETANEIDAD… los actores: el queretano Don Edmundo González Llaca y de parte de los fuereños, el Chilango-defeño Don Julio Figueroa Medina.

Resulta que a Don Julio se le hace un buche de agua el mar y su cuerpo se contorsiona en mil guedejas, cuando oye hablar de la queretaneidad, especialmente cuando Don Edmundo la expone y la defiende en su reciente libro acerca de la misma y de la práctica que los queretanos hacen de ella… Don Edmundo sienta la base de lo que es la “identidad” de los queretanos, diciendo: “Es el carácter de un pueblo desconfiado y curioso del prójimo, su ubicación como un pueblo de paso, lo convirtió en un lugar acosado por visitantes desarraigados y , de esta forma a los fuereños no se les ve, se les escanea; sus virtudes y emociones—refiriéndose a los queretanos—son contradictorias y complejas, y las refleja en acciones sutiles y determinantes, en el silencio y en el rumor, más que en la violencia física; todo enmarcado en la obsesión por la decencia, el honor, el gusto por la discreción, el respeto al pasado y un profundo espíritu religioso.”

Don Julio insiste en que los queretanos no son tan diferentes de buena parte de los habitantes del bajío y del centro del país, le cae un poco mal que Edmundo, en su libro insista mucho en la religiosidad y el temor de dios del queretano, yo diría—continúa Don Julio—que el temor a dios no es mayor ni menor en Querétaro que en el resto del país, que no impide en ninguna parte la injusticia, la desigualdad, el crimen, la corrupción, la impunidad y de ahí viene mi mayor reproche al libro, pues siento que cuando habla de las jacarandas, de los atardeceres, de los arcos, los ópalos, la palabra Querétaro, la más fregona del idioma español, según dicen los que dizque saben, la queretaneidad, todo, todo es de color de rosa y no existe una sola palabra crítica.

Total que la cosa a lo largo del programa se puso muy sabrosa y fue escuchado con mucha atención, a mis dos queridos amigos, Don Julio y Don Edmundo, les digo, que deben repetir o alargar sus puntos de vista en otra ocasión y a Don Agustín, mil felicidades y ojalá los vuelva a invitar para oír de nuevo el interesante tema de la Queretaneidad, por lo pronto les abraza y se despide su amigo de “Aquellos Tiempos”…Mario RE.

“AQUELLOS TIEMPOS”.- 30 DE ENERO DEL AÑO 2015.- Queretarín, Méx.

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Un Comentario en “ La queretaneidad y sus circunstancias”

  1. Julio Figueroa dice:

    ESCRIBIR EN EL SIGLO XXI / Heriberto Yépez

    –El escritor del siglo XXI enfrenta el peligro de ver su crítica estética desvanecerse por las leyes comunes del gobierno, mercado, lectores, academia e Internet.
    –Esos poderes controlan al escritor literario.
    –La escritura literaria se distingue de otras por encargarse del arte de la forma heterodoxa, el placer estético verbal, el difícil vínculo entre tradición e innovación de la palabra lúdica.
    –El escritor debe ser infiel al ayer e infiel al hoy. Amante del arte, su proyecto sensual es habitar una más intensa temporalidad. Ni frívolo ni solemne. Traidor de la tradición y traidor del presente.
    –Un escritor que está de acuerdo con su sociedad está fallando.
    –El escritor es un innovador crítico.
    –Mostrar que el consenso está equivocado.
    –Para el arte, incluso la verdad es insuficiente.
    –La uniformidad del juicio empobrece los sentidos.
    –El mayor desafío del escritor es consigo mismo.
    –Escribir en el siglo XXI es escribir dentro del espectáculo.
    –Salir del espectáculo es el gran reto del escritor.
    (Laberinto 608, 7-II-2015).
    Desde Q con pasión crítica. Cordialmente. 7-II-2015.

Envía tu comentario