La escenografía

|




Todo un fenómeno, un genio, un mago de la comunicación, un nuevo modo de hacer política. Pero vaya modo de hacerla: para anunciar la cancelación impía de las estancias infantiles, considerar ‘hipocráticas’ a las calificadoras financieras internacionales, llamar a la purificación de la vida institucional, quejarse una y otra vez de las políticas neoliberales, deshacerse de los organismos autónomos, denostar a las universidades públicas como ‘mentirosas’, solo por el hecho de emplear métodos de selección para el ingreso…

…lo que me trae a la mente aquel año de 1933, cuando Antonio Caso, tan inteligente como olvidado, escribió, en el contexto de su célebre polémica con Vicente Lombardo Toledano, acerca de la educación universitaria. Algo que viene como anillo al dedo a propósito de las impertinencias del tabasqueño: “su fin es aristocrático: seleccionar capacidades; pero su base es democrática (…) todos los mexicanos están llamados a participar de los altos galardones universitarios.” Los tiempos han cambiado. Hoy los jóvenes tienen mil y una opciones para educarse, que no así espacios para encontrar empleo. Mi generación fue todavía de aquellas que veían en la educación universitaria una opción prestigiosa. Unos la aprovechamos, otros no.

Y vuelvo a mi asunto. Más que un modo nunca visto de hacer política, es un modo de deshacerla. Es convertir la política en propaganda, en el pueril afán de mantener una alta popularidad y, en lo peor, emplear un recinto laico para sancionar ‘moralmente’ al otro o desdeñarlo. Quien habla en el estrado no es un Jefe de Estado, sino un párroco gruñón. Y sus interlocutores no son el pueblo, sino unos pobres desmañanados que le festejan sus chistoretes cuando denigra con una sonrisa un tanto demencial, a sus críticos llamándolos “ternuritas”. El señor marca ‘la agenda del día’, es decir, una boruca entorno a él, pues es Narciso quien manda aquí. Pero no administra, porque tal vez no sabe que la administración pública es la mano de la política. Política sin administración es, valiéndome de una metáfora futbolera, solamente peloteo en la media cancha. Es decir, jugar a nada.

* * *

Sufragio efectivo, no reelección. Respeto a la división de poderes. Sí a la vida y a la libertad de expresión.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Un Comentario en “ La escenografía”

  1. Enrique Guerrero Rivera dice:

    Es evidente que todo lo que sea cambio que modifique el estatus de vida de quienes de alguna manera han vivido del presupuesto por sexenio, ahora se sientan en peligro de ya no seguir con esa vida de confort en que los había establecido la política tradicional de la SIMULACIÓN que implantaron los anteriores regímenes y nada les parezca y se conviertan en Agoreros del fracaso….

Envía tu comentario