La cuarta transformación

|




educacion-inclusiva_fundacionUNAM

Ya se ganó la elección,
Empieza lo complicado,
La cuarta transformación,
Objetivo del Estado,
Y pronto nuestra nación,
Veremos que ya ha cambiado.

El Presidente Electo de México ha insistido, desde su campaña, que nuestro país está muy deteriorado en muchos aspectos y le urge una cuarta transformación, después de las derivadas del movimiento independentista de 1810, de la guerra de Reforma (1858-1861) y la instauración de la República y del movimiento revolucionario de 1910.

Juárez luchó para lograr la separación de la Iglesia y el Estado, en una época en la que el Clero dominaba una gran parte de las actividades incluyendo las económicas, las bancarias, el registro de nacimientos, casamientos, muertes y concentraba más de la mitad de las propiedades urbanas y rurales; la separación pretendía que cada institución realizara su función, la Iglesia la conducción de almas y la realización de ceremonias y adoctrinamiento dentro de sus recintos y el Estado, la conducción de las labores de gobierno, cada una respetando las funciones de la otra. A la Iglesia no le gustó esa medida, se sintió muy afectada en sus intereses y puso a los fieles en contra del gobierno, distorsionando la información y los objetivos de la medida y señalando a Juárez como el anti Cristo.

México lleva ya muchos años de gobiernos reaccionarios, tomando medidas muy alejadas de las verdaderas necesidades del pueblo de México y actuando en complicidad con un pequeño pero poderoso grupo, que incluye a dueños de empresas de comunicación, grandes empresarios, líderes sindicales, capos del narco, grupo al que le han dado canonjías que no les debieran corresponder para intervenir, bajo la mesa, en las funciones de gobierno, en el nombramiento de funcionarios, en las elecciones para designar, patrocinar y hacer ganar a candidatos afines a sus intereses, en la aprobación de leyes favorables a sus intereses, sin importar que en muy poco ayuden a la mayoría de gente.

El abandono de la educación, del campo, de la investigación tecnológica, la proliferación de las actividades delictivas sin castigo, la entrega de actividades estratégicas a empresas extranjeras, la corrupción y la impunidad forman parte de una misma estrategia.

Tantos absurdos no pueden ser casuales, ni provocados por personas sin preparación, corresponden a planes preconcebidos, malvados, deshonestos, con fines muy claros no confesables, que no son detectados por la mayoría de la población que piensa que está en malas condiciones porque ese es su destino y que nacieron para sufrir. Mucho de lo que nos sucede no es casual ni producto de la mala suerte, es resultado de esa complicidad cuyo objetivo es favorecer a unos cuantos privilegiados sin importar el abandono de los derechos básicos de las mayorías.

La cuarta transformación se ha planteado, por el Presidente Electo, como la separación del Poder Económico del Poder Político. Cada uno de esos poderes debe atender sus funciones, los empresarios a invertir, a crear empleos, a tener justas utilidades, los comunicadores a informar con veracidad, los líderes sindicales a defender los derechos legítimos de los agremiados y el PODER PÚBLICO a gobernar, a establecer un clima regulatorio que favorezca un desarrollo económico y social sin privilegios, a establecer una democracia moderna con respeto al estado de derecho y a garantizar la seguridad de toda la población.

El cambio exigido por la mayoría de los votantes debe garantizar una seguridad física y económica; la corrupción debe desaparecer como sistema “normal” de actuación, sistema que tanto daño ha causado a nuestro país; se debe disminuir drásticamente la pobreza existente en gran parte del país, tanto en las zonas urbanas (cinturones de miseria) como en las regiones rurales; se debe luchar contra la ignorancia, asociada a la pobreza, que se extiende a amplios estratos de la población.

La cuarta transformación debe llevar como uno de sus ejes principales LA EDUCACIÓN.

El objetivo debe ser que ningún niño o joven que desee estudiar quede fuera del sistema educativo por razones económicas; la educación debe ser de calidad, rompiendo el esquema actual de deterioro de la educación en las escuelas oficiales para favorecer a la educación privada, la que está muy lejos de las posibilidades de acceso para la gran mayoría de la población; deberá atenderse también la educación de los adultos para reducir la ignorancia.

Una de las ramas de combate a la corrupción deberá quedar dentro del sistema educativo, enseñando a niños y jóvenes de todas las edades los daños que tales conductas nos han causado, así como capacitándolos en el conocimiento de los derechos y obligaciones que tenemos como ciudadanos, para hacernos partícipes de la vida democrática cumpliendo nuestras obligaciones y demandando y vigilando para que nuestros derechos nos sean respetados.

En la cuarta transformación se debe establecer también el objetivo de la autosuficiencia alimentaria para poder ejercer con libertad nuestra soberanía al igual que el manejo racional de la energía y del agua, transformar las materias primas sumándoles valor agregado, estudio y aprovechamiento de fuentes alternativas de energía y darle al agua el trato de recurso estratégico que merece. Si cada quien hace le corresponde, se eliminan los privilegios de todo tipo y se respeta el estado de derecho muy pronto se podrá notar que estamos viviendo en otro país y nos sentiremos más orgullosos.

¿Usted qué opina?

memo_casa@yahoo.com

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario