La crispación.

|




El gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez, en su toma de posesión como presidente de la CONAGO, conminó al presidente López Obrador a moderar su discurso en bien de la concordia nacional. Días después, el tabasqueño respondió con una diatriba contra ‘los tecnócratas corruptos’ que pronostican un bajo crecimiento de la economía nacional, refiriéndose a José Ángel Gurría, quien preside la OCDE.

Que el señor Gurría no tiene la autoridad moral, tal vez, pero sí tiene la técnica para tales predicciones. Pronto se reunirá el mandatario queretano con el mandamás, pero no imagino a Pancho, como le dicen, diciéndole: ‘serénese, señor presidente; total, si como afirma, vamos bien, requetebién, para qué esa beligerancia’. En cambio, auguro que le ofrecerá su apoyo para alcanzar las metas de un crecimiento deseable. Y hará bien. Pues que el tabasqueño no cambiará el rumbo de su discurso: ha sido, es, y será un pozo de violencia, una convocatoria incansable al linchamiento verbal de sus adversarios, sean reales o imaginarios. ¡Genio y figura hasta la sepultura!, decía mi abuela.

* * *

Cuentan que Curro Romero, el gran diestro sevillano, después de fracasar con un toro en la Maestranza de Sevilla, mientras se lava la cara en el burladero, escucha a un aficionado que le grita mil y un insultos. Entonces, el genial Curro le comenta a su mozo de estoques: ‘pobre criatura, cuánto debe estar sufriendo’.

Con todo respeto, Sr. Presidente, ¿cuánto sufrimiento no habrá detrás de esa pulsión tanática, quiero decir agresiva que lo arrastra, cada mañana, al denuesto de todos aquellos que disienten de su proceder? Seguramente todo un caudal. Pues que no ejerce el poder con alegría serena, con esa gratitud que le merecen los millones de votos recibidos en su favor y recordando siempre que gobierna para todos los mexicanos que sólo reclamamos paz y concordia. Y que un país crispado y dividido nos lleva al abismo. Ahora bien, si lo que desea es ver, como Nerón gozando aquella Roma consumiéndose por el fuego, un país incendiándose, lo conseguirá.

* * *

Sufragio efectivo, no reelección. Respeto a la división de poderes. Sí a la vida y a la libertad de expresión.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario