La crisis del erotismo

|




cibersex_cibersexo_erotismo
Como una prueba más de que el sexo se vive definitivamente mal, está la nueva experiencia del cibersexo. Ahora resulta que ya no te debes de preocupar por el cuerpo o el carácter de tu pareja sino de contar con una computadora potente y un buen servicio de internet. Con estos instrumentos electrónicos puedes tener toda suerte de relaciones sexuales y todo tipo de parejas para escoger. El placebo sexual virtual es frío, sin feromonas ni contagios; desplaza aceleradamente al real, concreto, en vivo y a todo color, olor y sudor. El sexo ha pasado de la conquista al consumo; del contacto al aislamiento; del encuentro a la soledad. En la eterna guerra de los sexos se ha impuesto la comodona paz y asepsia que ofrecen las máquinas y la electrónica. La crisis del sexo es la crisis del erotismo, el ciberespacio tiene tres “P” que lo invaden: Promiscuo, Pornográfico, Pederasta.









Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario