La clase política toda es priísta

|




 Enrique_Pena_Nieto_Primer Informe_Los Pinos

El priísmo no significa ser militante ni simpatizante del PRI. El príísmo es una cultura, una manera de ser, una actitud que comparte toda la clase política. Todos nuestros políticos son priístas, independientemente de colores. ¿En qué se distingue esta cultura? Que el anhelo de Calles de hacer un país de leyes y de instituciones y no de hombres, no lo admiten. La clase política personaliza el poder, la lealtad es a las personas no a las normas ni a los principios. Llámese Tlatoani, cacique, caudillo o presidente de Partido o de la República. Estas personas de carne y hueso son los verdaderos dueños del poder. Después de que el mero, mero, toma la decisión, lo que corresponde a los militantes es encontrar la ley, la institución o la encuesta que avale lo ya decidido. ¿Alguien podrá negar que la designación de la candidata de Morena a la Ciudad de México Claudia Sheinbaum no fue una designación en la peor y en la más pura tradición priísta?










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario