La Caja Negra. Zopilotes al festín

|




voto_elecciones_2015_queretaro

POR Carlos Ricalde | Después de las votaciones para elegir gobernadores en los Estados de México, Coahuila, Nayarit y un montón de presidentes municipales en el Estado de Veracruz, el atento ciudadano que siguió por ocio, curiosidad y hasta por el legítimo interés de participar en la vida cívica del país, queda atrapado entre elegir, si lo observado, cae en el género del drama, la comedia o la farsa. Quizás lo único visible fue el cuerpo arrollado en vía pública de una joven democracia y una mancha de zopilotes enturbiando el cielo, al acecho de los despojos para darse un atracón.

El espectáculo electoral puede ser un drama por aquello de violentar, torcer y frustrar la democracia en la alborada de su vida, atacada por zopilotes (¿o proxenetas?) que quieren hacer de ella un negocio, un valor de cambio o un festín de sus entrañas. Igual parece una comedia en la que los candidatos se ofenden, atacan, prometen, muestran sus gracias (¿ridiculeces?) juveniles, hacen señas idiotas con los dedos y repiten hasta el hartazgo frases huecas, discursos desgastados y cuentas mentirosas sobre su popularidad y apoyo de las mayorías.

Quizás lo que más visible en este circo electoral sea la farsa, pues de que otro modo se puede denominar que los candidatos y los líderes de sus partidos a la primera de cambio salgan a decir que ganaron la elección, sin alguna base oficial, violando reglas y acuerdos convenidos con el Instituto Electoral, sin medir consecuencias sobre la credibilidad de lo dicho ante los electores, confundiendo adrede a la opinión pública, celebrando lo que les conviene y amenazando cuando pierden. Bochornoso.

Farsa también porque solo sufragó su voto la mitad de los ciudadanos registrados en el padrón electoral. Esto significa que el candidato que gane, tendría un 30% de esa mitad de votantes, es decir, alrededor de un 15% del total de votos posibles. Dicho en corto: ¡el próximo gobernador tendría en contra al 85% de los electores! Y algo más, una cantidad no comprobable pero sospechosa por lo que se dice, fue a votar bajo promesa de una recompensa en especie o en efectivo. Dando y dando es la más fácil. El elector ingresa a la urna en total intimidad, cruza la boleta, le toma una foto con el teléfono celular, deposita la papeleta y sale en busca del “enganchador” a quien le enseña la foto de su voto y éste le entrega un pago en efectivo. Obviamente se roba una parte. Si esto ocurre como se comenta a los cuatro vientos, pues entonces estamos ante una farsa.

Este último ensayo electoral muestra:

1) Los zopilotes están calientes;

2) El electorado está defraudado;

3) La farsa se descara y la democracia se hunde;

4) La izquierda se empeña en dividirse (Morena y PRD sumaron 47% de la votación, ¡14 puntos más que el PRI! Y no van a gobernar por … por varias obvias razones, la principal, por pendejos.

5) Que los políticos y sus cortes parecen agandallas por las actitudes que muchos muestran;

6) Que el PAN se fragmenta por el choque entre Anaya y Margarita;

7) que los desencuentros de los panistas entre ellos una izquierda desunida, favorecen al PRI y,

8) Que se repetirá la función en 2018, quizás con mayor ausentismo porque cada vez los ciudadanos caemos más en la cuenta de que estamos votando por quien nos hará daño y no por quien busca el bienestar colectivo. Y aquí, nos vienen a la memoria como mazo en la nuca, los versos de Guillermo Aguirre y Fierro (dicen que fue él): ovejas que votan por lobos, ratones que eligen a los gatos y gallinas que piden a las zorras que las cuiden.

Tal vez en las elecciones federales del próximo año pueda haber un cambio importante que motive al pueblo a votar, al tiempo que otorgue legitimidad y fuerza al gobernante elegido. Esto es, que se instituya la Segunda Vuelta y un Plebiscito intermedio para evaluar el trabajo del gobernante y, en su caso, ratificarlo o destituirlo. Aún hay tiempo para legislar y aprobar leyes en el sentido mencionado. Aunque es un asunto más delicado y digno de profundos debates y no fáciles acuerdos, el Congreso debe buscar la mejor manera de construir un gobierno fuerte, un gobierno que que mediante procesos de reelección pueda asentarse por 15 o más años a fin de garantizar la ejecución y conclusión de proyectos de largo plazo, o destituirlo muy pronto si no obtiene los resultados esperados. Hasta ahora, la mayor parte de los proyectos transexenales abortan porque el nuevo genial e iluminado presidente trae otros planes y compromisos que obligan al país, prácticamente, a empezar de cero cada 6 años.

RENDIJAS

Ejemplo de un aborto de credos y principios: alianzas entre el PAN y PRD

Ejemplo de confusión e incongruencia para los ciudadanos: alianzas entre PAN y PRD

Ejemplo de cinismo y desvergüenza: alianzas entre PAN y PRD

Algo tenemos que hacer para que los políticos no traduzcan la palabra ALCALDIAS en ALCANCIAS.

Carlos Ricalde

Pibihhua2009@gmail.com

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Un Comentario en “ La Caja Negra. Zopilotes al festín”

  1. José Luis Ceballos dice:

    Excelente artículo, y creo que convendría profundizar en las consecuencias de una “segunda vuelta” así como las de un plebiscito, que al menos en el papel parecen dos antídotos más viables para el envenenamiento de la partidocracia.

Envía tu comentario