La Caja Negra “¡Si llegaron todos!”

|




México tenía unos 120 millones de habitantes, un padrón electoral de casi 89 millones y cerca 56 millones de votantes que, en 2018, eligieron Presidente. El que no vota, no cuenta. Así que el actual gobierno que se alzó con 30 millones de votos, uno de cada dos, considera que sus decisiones están blindadas contra todo acto de inconformidad en su contra. El domingo recién pasado hubo un borlote callejero de ¿50,000? ¿100,000? ¿200,000? personas demandando la renuncia del Presidente. Una mosca en la blanca pared.

Sin embargo, si yo fuera Presidente, de inmediato cojo el matamoscas y me encargo, personalmente, de mantener esa pared, impecable y diáfana, eliminando a la mosca molesta y causante posible de indeseables infecciones. Por supuesto que no eliminaría a la mosca con un golpe demoledor que de inicio mancha la pared, claro que no, el golpe sería virtual y atendiendo a las causas que provocaron su aparición, es decir, resolviendo a su favor sin lesionar a otros, los motivos de sus demandas que, dicho sea de paso, no es precisamente la renuncia si no la forma  de tomar las decisiones. De dos males el menor.

Ejemplo de lo anterior es la cancelación del NAÍM y su reemplazo por el de Santa Lucía. Después de la marcha dominguera, es momento de aprovechar con un gran sentido de la oportunidad, dar un paso atrás, con firmeza, con la convicción del gobernante que gobierna con el Pueblo y no a desdén de él. Un acto así no solo le sumará nuevas simpatías, sino que le resultará de bajo o nulo costo, ya que la decisión de construir el NAÍM fue tomada en el gobierno anterior. Cancelar la terminación de ese aeropuerto fue al parecer un golpe de autoridad. Sin duda decidir continuarlo reafirmará quien detenta el Poder, con la ventaja de que será un golpe muy festejado. El que pega primero, pega dos veces. La mesa está puesta.

Y si, Jiménez Espriú tiene razón, considerando que el número de manifestantes domingueros, cuya proporción apenas representa el 0.006% de los votos a favor obtenidos por el actual gobierno, cuando “twitea”: ¡si llegaron todos!. Se valen las ironías.

RENDIJAS

    1. Un gobierno elegido en un sistema democrático, por consecuencia obvia, gobierna para la mayoría.

    2. Un principio para la sobrevivencia de un sistema democrático, es no desdeñar a las minorías.

    3. Un gobierno democrático debe su trascendencia a lograr la unidad y el equilibrio de la sociedad. Sin ello no habrá paz, ni justicia ni bienestar.

Correo-e: pibihua2009@gmail.com










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario