La Caja Negra. Prohibido Respirar en el Valle de México

|




 contingencia_ambiental_DF

Foto. www.excelsior.com.mx

POR Carlos Ricalde Peniche | Pasé el día de hoy en verdadera contingencia, quiero decir, muy asustado. A través de un noticiero de televisión vi una imagen dramática, por no decir infernal, cubriendo con un espeso manto cargado de cualquier cantidad de contaminantes suspendidos sobre el Valle de México. Hace tan solo unos días, muy poquitos, admiramos boquiabiertos la diafanidad del cielo y del horizonte del Valle, espectáculo asombroso como escaso que nos recordó voces perdidas en el fondo de la historia que expresaban, seguramente igual de emocionados que nosotros, contemplar “la región más transparente del aire”. Posiblemente a usted le pasó lo mismo al ver las imágenes que la televisión proyectaba desde cualquier punto del Valle.

Es más, no parecía la Ciudad de México y su área conurbada, me dio la impresión de mirar el paisaje tropical, azul y limpio de muchas de las costas de México; de plano el paisaje de la ciudad no correspondía al que estamos acostumbrados a ver, a no ser por las vistas espectaculares de los volcanes copados de nieve, eternos vigías y mudos testigos de la destrucción incesante y letal, lo mismo de su equilibrio ecológico como del desequilibrio de sus habitantes.

Y como no voy a estar asustado si en ese reducido espacio vive la tercera o la cuarta parte de la población del país, para el caso es lo mismo, que se empeñan en matarse antes que ceder todos un poco para que vivan mejor. Dicen que hace 14 años no se rebasaba el índice de 180 puntos y hoy el registro fue de 204, cifra que da para asustarse. Pero no, en una cultura ventajista hay que ver como uso mi automóvil todos los días aunque en ello, a la vuelta de la esquina, contraiga un enfisema pulmonar o alguien de mi familia o se lo cause a un amigo que quiere mucho pero que no piensa que su ingreso al hospital fuera por causa del escape de su coche. Es más, están tan desequilibrados los malvivientes (porque viven mal) habitantes de la Ciudad de México, que la Suprema Corte de Justicia, en aras de la Suprema Justicia y de la Sacrosanta Igualdad en un régimen democrático, determinó que los autos viejos que pasaran el control vehicular ¡volvieran a circular todos los días! Y así, de golpe y madrazo (no el del PRI, este si en serio), aumento la circulación de vehículos en el DF y su circunferido Valle de Polución y Lágrimas, ¡en 600 mil autos! Hágame el favor, esos Supremos Jueces sí que son democráticos: ¡si vamos a respirar smog, pues que sea en grande!

Digo yo: ¿no hubiera sido igual de democrático, pero más sano, que todos, absolutamente todos, en vez de que sus autos circulen toda la semana, los dejen en su casa un día o dos? ¿Y por qué no el mismo día todos? Esto aún lo pueden arreglar los Supremos Jueces, al tiempo que admiramos una vez a la semana los Volcanes que, por cierto, fue posible gracias a los intensos ventarrones que asolaron la ciudad y sus vecindades. Desde luego hubiera sido más democrático parar a todos, ricos y pobres al menos un día, pero en proporción inversa hubiera sido menos negocio y esto no se puede permitir aún en contra de la salud colectiva que, viéndolo bien, también es un negocio en puerta: más radiografías de torax, más cáncer de pulmón, más consultas médicas y hospitalización, más medicinas y análisis de laboratorios, más venta de medicamentos de la industria farmaceútica y más mordidas, puede ser, en el surtido a los hospitales públicos y privados.

RENDIJAS

El palo está dado y los queretanos cómo no vamos a estar asustados cuando sabemos que el smog, espeso, lacerante, cargado de ozono y plomo, circula por el torrente venoso de millones de nuestros compatriotas que viven en la capital y que, por si no fuera suficiente, es un veneno acumulativo. Así que desde aquí, instruimos al Gobierno Federal, a que tome las siguientes medidas contingentes y de premura extrema:

1. Que durante los próximos tres días no circule un solo vehículo privado

2. Que durante esos tres días cierren todas las fábricas que avienten humo negro

3. Que todo vehículo de carga solo circule y maniobre después de las 10 de la noche

4. Que durante el día solo circulen vehículos de transporte de personas: taxis, buses, metro, etc.

5. Que Legislen que todo tipo de vehículo, nuevo o viejo, que pase las reglas de verificación contra la emisión de contaminantes, no circule un día a la semana y un día cada quince días y que todos lo hagan el mismo día para que se autovigilen.

6. Si ningún punto anterior los convence, entonces que monten Super Ventiladores Gigantes que impulsen vientos huracanados que se lleven el smog del Valle o que los Super Jueces prohíban a sus habitantes respirar… aunque sea entre semana.

Lunes 14 de marzo del 2016

Pibihua2009@gmail.com

 

Artículos relacionados:










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario